Hotel Molino del Santo, en Benaoján: para disfrute de los sentidos

Hotel Molino del Santo

En la Barriada de la Estación, del pueblo serrano de Benaoján, dentro del Parque Natural Sierra de Grazalema, a 12 kms. de la bella ciudad de Ronda y a 98 kms. de Málaga capital, se encuentra el precioso Hotel Molino del Santo, en lo que fue un hace unos 150 años un antiguo molino aceitero y de cereales, y que una vez restaurado abrió sus puertas como hotel en mayo de 1987.

De los elementos que componían el molino se conservan una de las dos piedras de molino para moler que existían, que junto con dos ruedas y palas que se usaban para la conducción de la energía del agua se muestran en el salón habilitado para clientes, desde el que a través de sus arcos del exterior daba salida al agua. Cercano a la chimenea hay restos de un horno de pan, donde ahora se encuentra la habitación núm. 1. La presadora de aceite está en lo que es ahora la zona de cocina y las piedras cónicas que se usaban para el presando de las aceitunas están colocadas en un jardín cercano al arroyo.

El hotel se nos presenta como un oasis de paz y tranquilidad, en un paraje arbolado y soleado, rodeado de montañas y justo al lado de un arroyo, por donde bajan sus aguas cristalinas e impetuosas, que junto con sus terrazas, jardines y piscina, así como con sus excelentes instalaciones y un estupendo servicio hacen del establecimiento un lugar ideal para el disfrute de los sentidos.

Hotel Molino del Santo

Tras diferentes reformas y ampliaciones, el Hotel Molino del Santo, nos ofrece 18 bonitas habitaciones, perfectamente equipadas, muy bien decoradas y ambientadas, llenas de detalles y diferentes todas ellas, la mayoría con terraza, y eso sí, como norma de la casa, sin televisión ni radio, divididas en tres categorias, 3 suites juniors, con terraza grande y sala de estar, 11 superior, con terraza y una mayor amplitud y 4 standard con terraza más pequeña.

En el exterior cuenta con una buena piscina climatizada, rodeada por unos jardines arbolados y con muchas plantas, con un jardin de agua y pérgolas, en un espacio bien soleado y sombreado, y con bastantes tumbonas para el descanso y tomar el sol, que con el murmullo del cercano arroyo nos permite unos momentos muy relajantes e inolvidables. En el interior, un bonito salón y biblioteca con chimenea y algunos elementos originales del antiguo molino y una sala de reuniones, completan las instalaciones.

También disponen de bar y restaurante, del que hay que hacer una mención especial, pues aparte de ofrecer una buena cocina de corte casero con toques creativos, elaborada con buenos productos de la región, tiene el placer añadido del poderlo disfrutar, cuando el tiempo lo permite, a la sombra de un enorme sauce o de una crecida higuera, así mismo, con el maravilloso sonido del fogoso arroyo colindante y las estupendas vistas que lo circundan, bien sea a la hora del almuerzo, de la cena y aún mejor a la hora del desayuno, que nos prepara e inunda de vida para acometer el resto del día.

Un paseo por el blanco pueblo de Benaoján y probar la extraordinaria chacina que le caracteriza, o por el bonito pueblo de Ronda, que queda cerca, o para los más aventureros una visita a la Cueva dela Pileta, pueden ser algunas de la excursiones a llevar a cabo, habiendo también en los alrededores buenas rutas para senderistas.

  • Aquí podéis informaros de otros alojamientos en la cercana Ronda: hoteles en Ronda

Fotos: molinodelsanto

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Hoteles de Malaga


Deja tu comentario