Castillo de Colomares, homenaje al Nuevo Mundo

Castillo de Colomares

El Castillo de Colomares, mejor dicho el monumento, ya que pronto descubriremos que no se trata de un castillo de verdad ni una ruina histórica sino una extraña obra arquitectónica de fines del siglo XX, se encuentra en Benalmádena Pueblo, y llegaremos descendiendo por la Avenida del Chorrillo.

Con la presencia permanente del mar, sorprende su arquitectura surrealista, sus torres y ornamentos abigarrados, levantándose como una verdadera curiosidad ya no sólo de Málaga sino de toda Andalucía.

Fue diseñado por el Dr. Esteban Martín y Martín y construido por dos albañiles de Mijas; la construcción duró siete años, ya que comenzó en 1987 y terminó en 1994. Combinando diversos estilos y materiales, su interior alberga impactantes vitrales y la que se considera la iglesia más pequeña del mundo, dedicada a Santa Isabel de Hungría, que ocupa menos de 2 m2.

En realidad es una fantasía arquitectónica donde se pueden descubrir trazos bizantinos, románicos, góticos y del mudéjar, que rinde homenaje a Cristóbal Colón, a los Reyes Católicos y a todos los personajes y circunstancias que rodearon el llamado «Descubrimiento de América», es decir, la llegada de Colón y sus tres carabelas a Isla de Guanahani integrante del archipiélago de Las Bahamas.

Aquí podremos reconocer elementos alegóricos de las tres grandes religiones monoteístas presentes en España y también está representado el sueño de Colón de llegar al Asia, con una pagoda china. Se dice que el monumento intenta reivindicar el presunto origen mallorquín de Cristóbal Colón.  Ocupa 1.500 m2 con lo que se constituye en el monumento dedicado a Cristóbal Colón más grande del mundo, y un mausoleo que espera alguna vez los restos del Gran Almirante.

Dediquemos un párrafo al interior: la pequeña capilla es elegida por muchas parejas para celebrar sus bodas, y los vitrales han sido realizados con técnicas contemporáneas recreando un arte de los más antiguos. Los materiales utilizados para la construcción son piedra, madera, ladrillo y vidrio, y tanto la iglesia como el Castillo forman parte de la Guía Guiness de los Records.

El Castillo de Colomares se encuentra abierto todo el año; en invierno de 10 a 14 y de 15.30 a 18h.; en primavera y otoño, de 10 a 14 y de 15.30 a 19h. y en verano, de 10 a 14 y de 16 a 21h. La entrada es casi simbólica pero inclusive hay descuentos para los niños y los mayores de 65 años.  Es muy fácil llegar a Benalmádena por la autovía del Mediterráneo y con el tren de cercanías, perfectamente conectada con Málaga y otras ciudades vecinas como Fuengirola y Torremolinos.

Foto: Castillo de Colomares

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Benalmadena


Deja tu comentario