En bici por el Paraje Natural del Guadalhorce

Desembocadura del Guadalhorce

Hace unos cinco millones de años, la desembocadura del río Guadalhorce era una región pantanosa, de tierras arcillosas, que albergaba una abundante vida primitiva: moluscos bivalvos y gasterópodos no marinos, y también otros habitantes de aguas salobres poco profundas.

Fue lo que descubrieron unos investigadores de la Universidad de Málaga, y parece que estos animalitos provenían de un antiguo mar llamado Paratethys ubicado donde en la actualidad se encuentra el Mar Negro.

Mucho más cerca en el tiempo, la desembocadura del Guadalhorce fue un puerto natural utilizado por los fenicios, como lo demuestra el yacimiento arqueológico de Cerro del Villar, en la margen oeste y a medio kilómetro del mar.

Este yacimiento fue descubierto en 1970, y demuestra que el lugar estuvo habitado posiblemente hasta el año 580 antes de nuestra era. En la época medieval, según antiguos mapas, se construyó la Torre del Río, frente a las inmensas marismas originadas por la confusión entre las aguas del río y las del mar.

A lo largo del siglo XX se realizaron varias obras hidráulicas que suspendieron este proceso natural pero a partir de la década del 70 se resolvió proteger la zona y la Naturaleza volvió a hacer su trabajo.  Las pozas se llenaron de agua, formando hermosas lagunas artificiales, la vegetación renació y se transformó en el hogar de muchos representantes del reino animal. Así se formó un delta de más de 67 ha que, en 1982, fue declarado Paraje Natural para contribuir a su protección y disfrute.

Se trata del antiguo paraje o finca La Isla, hoy en día elegido por las aves en su largo viaje migratorio hacia el Estrecho de Gibraltar provenientes de los más remotos rincones de Europa; por ejemplo, se han identificado más de 200 especies de aves diferentes. También hay reptiles y tortugas, lagartijas y lagartos, y al menos tres especies de batracios, como la rana común, la ranita meridional y el sapo corredor. Las aguas son el hogar de peces como la lisa.

La cubierta vegetal está compuesta por especies autóctonas y exóticas y también antiguos cultivos, como los cañaverales en las riberas de las lagunas. Para saberlo todo acerca del Paraje Natural Desembocadura del Guadalhorce, les invitamos a montar en sus bicicletas y acompañarnos en este recorrido.

Entramos al Puerto de Málaga por la Plaza de la Marina; después de un recorrido por el interior del puerto nos dirigimos al Paseo Marítimo Antonio Machado que nos llevará hacia playas como Huelin y Sacaba. Cruzaremos los brazos este y oeste del Guadalhorce para llegar al yacimiento arqueológico de Cerro del Villar y luego de pasar Guadalmar arribaremos al Paraje.

Recomendamos llevar agua, fruta, ropa de ciclista, chubasquero, guantes, repuestos para reparar la bici en caso de emergencia, cámara fotográfica, prismáticos y… muchas ganas de pasar un buen rato en contacto con la Naturaleza sin alejarnos de la ciudad.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Naturaleza en Malaga


Deja tu comentario