Subida a los Montes de Málaga

Montes de Malaga

Lo que hace muchos años era la única salida de la ciudad de Málaga en dirección al norte hoy la vamos a tomar como una tranquila y agradable subida a los Montes de Málaga. El Parque Natural de los Montes de Málaga, declarado como tal por la Junta de Andalucía el 18 de julio de 1989, ocupa una extensión de una 5.000 hectáreas al norte de la ciudad de Málaga; se puede atravesar con vehículo, siendo su trazado sinuoso, propio de una zona de montes, y hacer recorridos a pié, ya que existen varias rutas ideales para senderistas o hacer acampadas en lugares destinados para ello.

A lo largo del camino se nos ofrecen bellas panorámicas de la ciudad de Málaga y del mediterráneo. Se trata de una cadena de media montaña, con alturas comprendidas entre los 100 a los 1.100 metros, siendo su punto más alto la Cresta de la Reina.

La mayor parte de su superficie está compuesta por bosques de pino carrasco, fruto de varias repoblaciones, así como de alcornoques, encinas y quejigos, especies que existían antes de las devastaciones sufridas por la tala de árboles, posteriormente a la Reconquista,  con el fin de sustituirlas por otras más productivas en su época, como fué el olivo, el almendro y la vid; también existen otras especies, aunque en menor cuantía, tales como el castaño, los chopos, el nogal, el fresno, el algarrobo o el madroño, y otras especies de jaras, brezos, tomillo, romero, esparraguera, etc. y el matorral tipo mediterráneo.  La gradual tala de árboles favoreció, en tiempos de lluvia, unas importantes inundaciones en la ciudad.

Su fauna es muy interesante y está bien conservada, encontrándose ejemplares del zorro, del turón, del gato montés, la comadreja y el jabalí; siendo tambien común el conejo y la ardilla; y sobrevolando las cimas de sus montes se pueden ver el azor y águilas culebreras, pudiéndose encontrar a veces el búho real; de especies menores están la paloma, la perdiz roja, los zorzales, etc. Una mención especial merece el camaleón, pues es una especie en extinción y en estos parajes encuentra uno de los escasos lugares donde sobrevivir.

Para los amantes del senderismo y la acampada, existen varias alternativas para disfrutar de una buena caminata, siendo los senderos más interesantes el de Picapedreros, El Cerrado, Las Contadoras, Pocopan y Torrijos; y como zona de acampada están El Cerrado y el Parque de Torrijos.

Justo en él área de descanso y acampada del Parque de Torrijos se puede realizar una de las paradas más interesantes de la ruta de Los Montes de Málaga, pues en el Parque se encuentra ubicado el Museo Etnológico de Torrijos, en lo que era un viejo cortijo que conserva una prensa de vino de casi doscientos años de antigüedad y sus vigas de madera y sirve de exposición y representación de como era un lagar de entonces, donde se eleboraban los afamados vinos de Málaga, dulce, semidulce y seco.

Otro lugar cercano y punto de partida de su ruta es Las Contadoras, donde en una casa del siglo XVIII se ha establecido un centro de educación medioambiental y a la que se llega por un carril que sale desde la Fuente de la Reina, situada en el punto más alto de la subida a los Montes de Málaga, y donde hay que refrescarse con sus chorros de agua. Otro alto en el camino que bien lo merece es en El Mirador, desde se obtiene una magnífica vista de toda Málaga y del mar.

Plato de los Montes

Pero sin lugar a dudas, lo que hace más atractivo y demandado de esta “subida a los Montes de Málaga”, son sus ventas o restaurantes, de las que está lleno y hay donde elegir y, naturalmente, probar la gastronomía propia de la zona, cuyo plato “estrella” es el Plato de los Montes, que lleva su “taco” de lomo adobado, huevos fritos, chorizo, pimientos y patatas, también están las migas de los montes, la sopa de picadillo y el conejo al ajillo. el choto, las codornices o la perdiz encebollada al vino de Jerez;  pero en algún momento del paseo y cualquier venta hay que tomar el “vino de Los Montes”, un vino dulce de color rojizo que está muy rico.

Entre las más destacadas están, en el comienzo de la subida, Casa Vazquez, más adelante,  Casa Bartolo, La Minilla, el Ventorrillo Santa Clara, rehabilitado hace pocos años con una acogedor ambiente rústico, El Boticario, Venta Los Montes y El Mirador, el más emblemático, junto al Mirador antes descrito y en la misma Fuente de la Reina, el bar-kiosko, para donde hay que dejar un hueco y compartir un plato de lomo; siguiendo en la Venta Garwey, se distinguen por sus platos de caza; la Venta La Nada cierra el recorrido, aún cuando hay otras más a lo largo de todo el trayecto.

Se puede acabar dando un paseo por el pueblo de Colmenar para estirar las piernas, rematar con algo si aún queda apetito, aunque con todas las ventas que se han dejado atrás se supone que se estará saciado, o tomar un café; aunque también, otra opción, es salir por la localidad de Casabermeja, que dicho sea de paso, presenta una oferta gastronómica más que interesante y abundante.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Naturaleza en Malaga, Rutas senderistas


Deja tu comentario