Los Toscanos, presencia fenicia en Vélez-Málaga

Torre de Velez Malaga

Vélez-Málaga es el municipio más grande y poblado de la Axarquía; se encuentra en la cuenca del río Vélez, que con sus afluentes Benamargosa y El Guaro riega una amplia zona de ricas tierras bajas.

El pico más alto es el Veas, a 703 metros de altitud. Aquí se encuentran las tierras más fértiles de la región, y un gran desarrollo turístico en la zona costera con la emblemática Torre del Mar.

Sin embargo, no siempre fue así. Esta región ya estaba poblada 800 años antes de nuestra era; los fenicios se habían asentado en la margen derecha del río Vélez, que en la antigüedad formaba una bahía y se comunicaba con el interior por el Boquete de Zafarraya, facilitando un gran intercambio comercial por tierra y por mar.

Hoy en día la bahía ha desaparecido debido al arrastre de tierras aluvionales, pero a comienzos del siglo XX un arqueólogo alemán comenzó a explorarlas.  En realidad buscaba la mítica ciudad de Mainake, la más occidental de las colonias de Grecia, pero realizó hallazgos sorprendentes que se continuaron en 1960 en la pendiente de Los Toscanos.  La aparición de cerámicas fenicias y etruscas confirmó la actividad comercial, y también se encontraron altos hornos y elementos que prueban la explotación minera.

Las colinas guardan impactantes secretos; en El Peñón se encontraron altos hornos y restos de minerales, en Alarcón se descubrieron los restos de una fortaleza, y en el Cerro del Mar ¡más de treinta tumbas del siglo VII a.C.! Hoy en día se sabe que en esta colina estuvo la ciudad marinera de Maenoba, frente a Toscanos, donde se producía la famosa salsa garum.

El complejo arqueológico de Toscanos, frente a la colina de El Mar, invita a imaginar cómo se vivía en aquellos tiempos tan remotos. De hecho, la costa de las actuales Málaga, Granada y Almería fue la preferida de los fenicios, y especialmente en Vélez Málaga hay varios yacimientos además de éste, como los de Morro de Mezquitilla y Chorreras.

En la desembocadura del río Vélez se han identificado varias construcciones típicas fenicias, en realidad un conjunto de pequeños yacimientos integrado también por Alarcón, Cerro del Peñón y Cerro del Mar. La primera urbanización constaba de viviendas, un almacén, un edificio y un foso defensivo.

Alcanzó su apogeo en el siglo VII a.C., como se deduce de las viviendas con múltiples habitaciones y techos de tejas a dos aguas. Otros hallazgos revelan que los habitantes de la ciudad criaban perros y gallinas, así se convierte en el primer lugar de Europa donde existieron los animales domésticos.

Foto: Rodrigo Tore

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Velez Malaga


Deja tu comentario