El Palacio del Rey Moro, leyenda de Ronda

Casa del Rey Moro

Un informe del año 1856 daba cuenta de la existencia, en la ciudad de Ronda, de un alcázar rodeado de tres muros y con muchas torres, y un caño de agua de gran diámetro que servía a una cisterna dentro del muro, para abastecer de agua a la ciudad.

Sigue diciendo el informe que en Ronda los moros tenían una mina secreta que descendía de los altos de la ciudad por una escalera de ciento treinta escalones, para llegar a tres pozos de agua en el fondo.  Este informe fue realizado por el Bachiller Andrés Bernaldez, sobre la entrada del Rey en tierra de moros en 1485, y se trata justamente del Palacio del Rey Moro que hoy vamos a recorrer.

Es una imponente casa o palacio de planta irregular y laberíntica, con numerosas escaleras y pasillos para salvar los desniveles. La fachada es larga y se adapta a la curvatura de la calle; presenta dos puertas y dos torres de diferentes alturas. En el interior se conserva la antigua mina o cisterna de captación de agua del famoso informe.

Es una excepcional obra de ingeniería islámica: la escalera desciende hasta el fondo del tajo, por donde corre el río Guadalevín; la construcción aprovecha una falla natural, un tipo de grieta denominado “diaclasa”, y la escalera tallada en la roca tiene más de doscientos peldaños y desciendo 100 metros. En el interior de la mina encontraremos varias obras, como aljibes y depósitos de granos y pólvora.

El lugar estuvo cerrado al público por más de treinta años, y aunque actualmente el palacio aún no se puede visitar, sí se pueden recorrer la mina de agua y los jardines aterrazados en los que también el agua tiene un papel protagónico, a través de fuentes y estanques cubiertos de lirios de agua, y surcados por pequeños canales. Esta obra fue construida en 1923, diseñada por el arquitecto y paisajista de origen francés Forestier.

El jardín tiene sugerentes desniveles y está todo decorado con azulejos. Son en total tres terrazas; la primera rodea el palacio y es de estilo andaluz, con bancos azulejados, la fuente estanque y los senderos pavimentados en el estilo llamado “olambrilla”, que consiste en unos azulejos decorativos de 7 cm. combinados con baldosas rojas rectangulares. Una doble escalera nos lleva al siguiente nivel, con una gran fuente de azulejos blancos.

Aquí nace un canal que recorre toda la terraza y se encuentran los rosedales de Forestier. Así llegamos a la tercera terraza con su estanque y senderos entre setos recortados que nos llevan a un antiguo pozo del que sobrevive el brocal. Las vistas desde aquí son espectaculares.

El Palacio del Rey Moro se encuentra en Cuesta de Santo Domingo 9 y tiene horario de invierno y de verano; los niños y grupos de visitantes abonan la mitad del valor de la entrada.

Foto vía: Wikipedia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Ronda


Deja tu comentario