La Cueva del Romeral, Antequera

Cueva del Romeral

La arquitectura megalítica en la fachada atlántica se manifestó de diversas formas en diferentes lugares del litoral atlántico. El megalitismo nació en torno al año 6000 a.C, uno de los cambios más grandes que ha experimentado la Humanidad después del descubrimiento y el dominio del fuego.

La revolución neolítica llevó al ser humano al sedentarismo y a convertirse en productor. Surge así la agricultura y la ganadería, y también el telar, la cerámica y la arquitectura.

En cuanto al megalitismo, este fenómeno se caracteriza por un enterramiento colectivo, formado por piedras enormes y largas hincadas en el suelo, que se localizan principalmente en las costas del litoral atlántico europeo, desde el sur de la península ibérica hasta Escandinavia.

El menhir fue el principal elemento del megalitismo y de él derivaron las diversas combinaciones como el alineamiento (hilera de menhires), el crómlech (círculo de menhires), el dolmen (dos o más menhires cubiertos por una sola losa), la galería dolménica (pasillo adintelado), el sepulcro de corredor (pasillo adintelado que se prolonga hasta una cámara funerario cerrada con falsa cúpula) y el henge (crómlech dolménico).

Entre estas galerías dolménicas tenemos que destacar el dolmen de Soto, en Trigueros, Huelva, y la Cueva de Menga, en Antequera, Málaga. Pero si hablamos de los sepulcros de corredor debemos citar los dólmenes del poblado almeriense de Los Millares, La Pasto y Matarrubillas de Sevilla y la Cueva del Romeral, también en Antequera, Málaga.

Este sepulcro de corredor, en concreto, (la Cueva del Romeral) presenta dos cámaras funerarias cerradas con unas falsas cúpulas que están elaboradas por unas hiladas de piedras superpuestas todas en círculos concéntricos que se van reduciendo progresivamente en altura, constituyendo así uno de los mayores alardes técnicos del megalitismo.

Esta cueva se recubre posteriormente con un montículo artificial de tierra que preserva a la construcción de las inclemencias del tiempo. La Cueva del Romeral fue descubierta en el año 1905 y se encuentra a unos 6 kilómetros de la carretera que comunica Málaga y Granada. Su largo pasillo de acceso finaliza en una sala circular de unos 5,20 metros de diámetro y unos 4 metros de altura. Una de las cosas más destacada de su interior es una gran losa que, probablemente, actuó a modo de altar.

Foto Vía: sdelbiombo

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Antequera, Naturaleza en Malaga


Deja tu comentario