Basílica de Vega del Mar, San Pedro de Alcántara

Basilica Vega del Mar

El apóstol San pablo, en el epílogo de su Epístola a los Romanos (15, 24) escrita en torno al año 58, les comunica el proyecto de viajar a Hispania.

En el siglo II hay constancia de varias comunidades cristianas en la Península y en el siglo IV el cristianismo se ha impuesto ya en las Provincias del Imperio Romano sobre el resto de las religiones orientales, coincidiendo con el abandono del culto al Emperador y a los dioses olímpicos.

En la Bética el cristianismo tuvo una amplia aceptación entre las clases altas y en el mundo urbano. Prueba de esta implantación es que en el Concilio de Iliberris (Granada), celebrado entre los años 303 y 309, once de los diecinueve obispos asistentes eran de la Bética.

En estas fechas los cristianos no eran un ejército de desheredados: mandos militares y altos cargos de la administración, propietarios, matronas y comerciantes ocupan la atención de los prelados, junto con los demás fieles del pueblo sencillo, donde el homicidio, la fornicación y la idolatría son los pecados capitales que deben atajarse.

Las basílicas que se conservan actualmente en Andalucía de la época paleocristiana son escasas, debiendo añadirse, a la malagueña de Vega del Mar, la jienense de Bruñel. Esta basílica paleocristiana de Vega del Mar, situada en la costa malagueña (concretamente en la localidad de San Pedro de Alcántara y sobre la conocida vía romana que comunicaba Cádiz con Cartagena), fue levantada en el siglo V, según acreditan los enterramientos más antiguos realizados en un interior.

Responde al tipo norteafricano de tres naves y doble ábside semicircular, una de las características que más llaman la atención en el mundo del arte visigodo. Estos ábsides contrapuestos se sitúan en la cabecera, donde se oficia la misa, y en los pies para albergar las reliquias de los mártires. Junto a la cabecera se encuentra la piscina bautismal para celebrar el rito de la inmersión, que es la pieza mejor conservada del edificio. Tiene planta de cuadrifolio y dos escalerillas para el descenso de los catecúmenos.

Para las visitar a la basílica tendremos que pasar antes por las Oficinas de Turismo de San Pedro de Alcántara, o bien por las de Marbella.

Foto Vía: lyceo_hispanico

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Monumentos de Malaga


Deja tu comentario