Castillo Santa Catalina, antigua torre de Málaga

Castillo Santa Catalina

El Castillo de Santa Catalina se levanta sobre una antigua fortaleza acerca de cuyo origen hay al menos dos versiones: una, su construcción fue ordenada por el rey Felipe IV en 1624, y la otra, fue a instancias del obispo Francisco de Mendoza en 1625, según un diseño de Sebastián de Arriba. Como fuera, lo cierto es que el castillo que hoy vemos fue construido en 1929 por Don Manuel Loring, conde de Mieres, para vivienda particular.

La construcción actual comprende dos edificios e integra los restos del baluarte y las murallas de la antigua fortaleza, que se levantaba en la cima del monte Santa Catalina, al sudoeste de la ciudad, con fines defensivos. De hecho, cuando se realizó la nueva construcción, la torre ya no cumplía función alguna. El resultado fue este magnífico palacio de estilo neoárabe que domina toda la bahía de Málaga.

El Castillo de Santa Catalina ha sido declarado Monumento y Bien de Interés Cultural por sus valores históricos y arquitectónicos; se encuentra en El Limonar, la zona residencial más residencial de la ciudad, en una ubicación privilegiada, ya que está a pocos minutos de los lugares más emblemáticos de la ciudad, como el centro histórico, el Museo Picasso, del Puerto, el paseo marítimo, y la playa de La Caleta.

La arquitectura del Castillo es impactante; se conservan el baluarte y los restos de las murallas en punta de diamante, pero todo lo demás es de construcción moderna. Presenta dos torres circulares vinculadas por arcos en forma de herradura Los diseñadores se inspiraron en la arquitectura palaciega del norte de África y la Andalucía musulmana, con elementos de inspiración árabe.

El castillo es de doble fachada, orientadas al norte y al sur. Precisamente la fachada sur se abre sobre el patio, enlazando con los restos de la antigua fortificación. Interesará al visitante saber que durante la construcción se encontraron restos arqueológicos como cerámicas de la época medieval.

Ya que estamos en el Castillo de Santa Catalina, aprovechemos para visitar las cercanas playas de Málaga, como El Palo, La Caleta o la más célebre, La Malagueta. También podemos visitar el Parque Natural Montes de Málaga, al norte de la ciudad, poblado de especies mediterráneas como encinas, alcornoques y quejigos; muchos de los representantes del reino animal que habitan en este Parque se encuentran en peligro de extinción, y es es uno de los pocos lugares donde todavía se encuentran camaleones.

El Castillo de Santa Catalina se encuentra en la calle Ramos Carrión y actualmente funciona en éste un hotel-monumento, que abarca más de 3.500 metros cuadrados, dotado de salones, jardines y terrazas en los cuales se realizan diferentes eventos sociales y empresariales.

Si reservamos nuestros vuelos low cost a Málaga no podemos perder la oportunidad de visitar el Castillo de Santa Catalina, un buen lugar histórico.

Foto: Urbanismo de Málaga

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Edificios de Malaga


Deja tu comentario