Cuevas Parralejo Ramblazo, entre dos provincias

Cueva de Motilla

El sistema orográfico de Málaga es pródigo en cavernas; ya eran mencionadas en antiguos relatos de viajeros de los siglos XVII y XIX y en las historias de bandoleros, como por ejemplo las cuevas de La Sauceda de Ronda en las que Marcos de Obregón, protagonista de una novela de Vicente Espinel del año 1618, pasa varios días prisionero de unos salteadores.

Son precisamente unos relatos de Cecilio García de la Leña, de 1789, los que llevan a realizar las primeras exploraciones científicas de las cuevas.  Durante el siglo XIX se publican libros y las cuevas de Málaga llaman la atención de arqueólogos y naturalistas, que imaginan secretos guardados por milenios en las entrañas de la tierra.

A mediados del siglo XX se crean clubes y asociaciones dedicados a la exploración y las excavaciones, formados por estudiosos, científicos y aficionados entre los que se cuentan jóvenes entusiastas. Es interesante porque junto con el descubrimiento de las cavernas, comienzan a revelarse leyendas transmitadas de generación en generación durante siglos, como la de la Cueva del Higuerón en la que, según se dice, se ocultó un príncipe moro.

Las cuevas de Málaga están dominadas por la roca calcárea y las formaciones kársticas, en las que se producen fenómenos de disolución y reexcavación a partir de las masas de agua, como en  la Cueva de Doña Trinidad en Ardales, Sima de los Baños en Casares, o en la Cueva de los Órganos de Mollina.

Entre las cuevas más importantes encontramos el Sistema Parralejo-Ramblazo, que se encuentra en la llamada Sierra del Aljibe, entre las provincias de Cádiz y Málaga.  Abarca varias formaciones notables como la Sima de los Cochinos, Sima de la Murcielaguina, Cueva de las Motillas, el Parralejo, Sumidero del Ramblazo y la Cueva del Agua, en el municipio gaditano de Jerez y el malagueño de Cortes de la Frontera.

Para llegar a esta cueva se debe tomar la carretera de Cortes a Jerez y en el Km. 88 se desvía por una pista forestal; tras recorrerla 18 Km. se llega a un pequeño cortijo a partir del cual la única forma de seguir el camino es a pie, para llegar a la Sima del Ramblazo y la Cueva del Agua.

También hay un yacimiento arqueológico descubierto por H. Breuil en 1912. La primera travesía por la Sima del Ramblazo comenzó en la madrugada del 18 de Agosto de 1979 a cargo de un equipo de espeleólogos del GES de la SEM y GIEX y duró más de doce horas.

El Complejo abarca 4.751 metros con un desnivel máximo entre bocas de 151 metros y en su interior se diferencias claramente dos zonas, una más vertical y otra más horizontal, en la que se han encontrado restos fósiles.

Foto: Activame

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Naturaleza en Malaga


Deja tu comentario