La arquitectura popular de Málaga

Calle de Frigiliana

En Málaga hay una arquitectura que se mantiene en el tiempo, empleada por los habitantes de las aldeas y pequeñas ciudades: es la llamada arquitectura popular, que utiliza los elementos que la naturaleza y busca adaptarse al clima y el relieve de la región, para construir viviendas, cortijos, cementerios y los típicos «paseros».

Les presentamos las principales características de la arquitectura popular malagueña, y les invitamos a descubrirla en su próximo viaje.

Cubiertas: varían desde las cubiertas en forma de terraza en el litoral y la Axarquía, de clima más seco, hasta los techos a una o dos aguas, más frecuentes, de teja árabe o medio cañón, características de las zonas más lluviosas pero también unidas a una tradición cultural.

Huecos de puertas y ventanas: en las zonas calurosas son pequeños, para evitar la entrada de aire caliente, y prácticamente desaparecen de las paredes orientadas hacia el norte, de donde provienen los vientos más cálidos.

Morfología urbana: en la Axarquía y Serranía de Ronda, veremos viviendas de poca altura en calles que siguen las curvas de nivel con transversales estrechas o en zig zag; es la estructura urbana predominante en la Axarquía y la Serranía de Ronda. En las zonas llanas las viviendas pueden ser de una o dos plantas y están acompañadas por construcciones agrícolas como corrales para el ganado, almacenes o graneros, como se ve en Antequera, las zonas bajas del Guadalhorce y en las zonas más suaves de la franja litoral.

Interesará al viajero saber que aún en las zonas llanas, las construcciones se desarrollan en el borde de depresiones, como Archidona o Alameda,  o al pie de las sierras, como en Pizarra, Álora, Coín, Alhaurín el Grande o Cártama y especialmente en Vélez-Málaga.

Materias primas: predomina el uso del ladrillo, especialmente en los terrenos arcillosos, y la piedra en las zonas de montaña, como se puede ver en la Serranía de Ronda.

Fachadas: se resaltan como elementos característicos de la fachada malagueña las paredes blanqueadas y los zócalos, una tradición extendida por toda Andalucía; la línea de zócales es condicionada por el trazado de la calle, y tiene un sentido estético y tradicional, aunque en algunos lugares existe una tendencia a blanquear los zócalos.

Cumbreras y chimeneas: Se ven cumbreras de teja árabe que suelen blanquearse; las chimeneas actualmente tienen una función decorativa. Las localidades con chimeneas más originales son las de Cómpeta, Tolox, Algarrobo y Ojén.

Hornacinas: son aberturas en las fachadas en las que se colocaban imágenes religiosas; algunas datan del siglo XVI y en muchas viviendas todavía se conservan.

Cortijos: es una de las mayores expresiones de la vivienda popular; se los puede ver en Antequera, en las zonas rurales.

Foto: Vía Flickr – Sephirot82

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Turismo


Deja tu comentario