Júzcar y la primera fábrica de hojalata

Juzcar

Júzcar es un pequeño municipio de la Costa del Sol, de sólo 34 Km2 de superficie y apenas doscientos habitantes. Ubicado en el Alto Genal, en la serranía de Ronda, es una larga y estrecha franja de territorio entre Ronda y los municipios de Estepona y Benahavís, mostrando una gran variedad de paisajes, desde los altos picos como el de Jarastepar, el más elevado con más de mil cuatrocientos metros de altura, hasta grandes y frondosos pinares.

El hallazgo de vestigios de explotaciones mineras de la época romana revelan la antigüedad en la población de esta región; luego estuvo poblada por los árabes y a comienzos del siglo XVII se comienza a hablar de un personaje, el Tajarillo, cuya leyenda cuenta que huyó a la sierra por un lugar que desde entonces se llama el Paso de Tarajillo, que es quizás un antecesor de los bandoleros que luego en el siglo XIX se harían famosos en la región.

En el siglo XVIII sucedió en Júzcar algo inédito: se inauguró la primera fábrica de hojalata de España, en 1731, ocupando doscientos trabajadores, con el curioso nombre de “La nunca vista en España Real Fábrica de Hojalata y sus adherentes, reinando los siempre invictos monarcas y Católicos Reyes don Felipe V y doña Isabel de Farnesio”.

Como no se conocían los procedimientos para la fabricación de la hojalata se trajeron técnicos de Alemania e ingenieros suizos. Una de las primeras piezas fabricadas se conserva en el Archivo General de Simancas, y casi nada se conserva del edificio, sólo unas ruinas, la sobria portada y un arco que posiblemente fuera la entrada de una capilla.

Sobre los tejados y chimeneas de arquitectura popular de la villa se destaca la iglesia de Santa Catalina, construida en el siglo XVI y reformada posteriormente, de armadura mudéjar; su original torre, llamada Torrichela, fue destruida por un terremoto en 1650.

La villa se halla dentro del llamado Torcal de Los Riscos, que Júzcar comparte con Cartajima, una franja de dos kilómetros de largo por uno de ancho de rocas laberínticas con pasadizos y depresiones que llaman a la aventura. Las rocas tienen nombres que aluden a las formas caprichosas talladas por el viento: El Tajo del Águila, la Sierpe, el Camello, el Niño o la Dama.  También hay un inmenso castañal, que el Ayuntamiento comparte con propietarios privados.

Es muy fácil llegar a Júzcar, que se encuentra a 113 Km. de la capital,  por la carretera A-376. Diez kilómetros antes de Ronda se debe tomar la MA-525, que pasa primero por Cartajima.

Foto:Patronato de Turismo de la Costa del Sol – José Hidalgo

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Pueblos y Ciudades de Málaga


Deja tu comentario