Observatorio del Medio Ambiente, edificio verde

Observatorio del Medio Ambiente

Este Observatorio se encuentra en una ubicación privilegiada: un predio de casi 2.000 m2 en la cima de una cornisa rocosa, entre el Mar Mediterráneo y el Parque El Morlaco.

El edificio OMAU es absolutamente contemporáneo; la superficie construida alcanza a casi mil metros cuadrados, sobre la cornisa este, prácticamente balconeando sobre el Mediterráneo.  Como corresponde a un edificio destinado a la observación y cuidado del ambiente, incorpora tecnología de la más avanzada, aplicando criterios como autosustentabilidad y ecología funcional.

Así, permite experimentar con estos nuevos criterios constructivos para comprobar su rendimiento y eficacia, además de ser coherente con los criterios filosóficos de la red ambiental que integra.

Se trata de tendencias arquitectónicas que se orientan a obtener, por ejemplo, la máxima eficacia en cuanto al equilibrio térmico, reutilización de materiales, como se ha hecho con la tierra excavada para la construcción, que se empleó en los perfiles definitivos.  También se han preocupado por la reincorporación al ambiente de elementos utilizados, ausencia de elementos no degradables, y, en cambio, la presencia de terminaciones naturales que inspiren respeto y no agresión al medio ambiente.  Otros aspectos interesantes son el aprovechamiento de la energía solar para transformarla en energía eléctrica, y la recolección de agua de lluvia para ser utilizada en los sistemas de riego.

Es una estructura de hormigón, con los exteriores vistos o en blanco, apoyada sobre micropilotes, zapatas y losas.  Posee dos accesos sin barreras arquitectónicas, es decir, que pueden ser utilizados sin problemas por personas con movilidad disminuida, y está lleno de simbolismos, ya que el eje norte sur conecta el monte del Parque El Morlaco con la playa y el mar.

Además, se ha reconstruido el ambiente vegetal propio del Mediterráneo ya que, por la explotación de la piedra caliza la zona se hallaba muy degradada.  En los alrededores lucen las coníferas y cipreses, arbustos, y especies aromáticas y otras de bonitas flores, como lavanda, romero, tomillo, margaritas y caléndulas.  En la cornisa se ha instalado una mampara de cristal que parece flotar en el aire y hacerse invisible, bordeada de coloridas buganvillas.

Párrafo aparte para la automatización: las funciones están completamente computarizadas y pueden ser programadas, monitoreando factores como climatización, calidad del aire, protección solar, iluminación, seguridad contra incendios o riego.  El sistema de comunicación es también de última generación, con un salón de actos dotado de proyectores digitales, pantallas automáticas, equipos de traducción simultánea y todo lo necesario para conferencias y videoconferencias.

Además posee una biblioteca y una importantísima actividad cultural. El OMAU se encuentra en Camino de la Desviación s/n (frente al Parque del Morlaco), y es muy fácil llegar, desde el centro de la ciudad por el Paseo de Reding o por el Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso; se debe ascender una cuesta y a 200 metros nos encontraremos con el Parque del Morlaco de un lado, y el edificio del Observatorio del otro.

Imprimir

Categorias: Naturaleza en Malaga


Deja tu comentario