Parque El Morlaco, secreto no revelado de Málaga

Parque El Morlaco

Este interesante parque está ubicado en el litoral oriental de Málaga, cerca de la Avenida del Pintor Sorolla; verdadero pulmón de la ciudad, son 16 ha. de pinos, eucaliptos y cipreses surcadas por senderos que invitan a pasear y disfrutar de la tranquilidad y frescura del bosque.

Es un verdadero balcón sobre el mar de Alborán; alberga el Observatorio de Medio Ambiente Urbano y en otros tiempos se podía ver aquí antiguo tranvía que actualmente está siendo restaurado.

Pero pocos habitantes de Málaga conocen los secretos de El Morlaco: el origen de su nombre, las minas de yeso y las lagunas y salas subterráneas. Parece que el subsuelo del parque es un laberinto de pasadizos y galerías de la antigua mina de yeso de Santa Ana, y que hubo otras minas en el lugar, como una que estaba justo en lo que es actualmente la playa de estacionamiento del barrio Villa Ficus, en la calle Levi, que funcionó a comienzos del siglo XIX, u otra perteneciente a la familia Cano, que se construyó a fines del siglo XVIII.

En 1870 se creó la yesera Santa Ana; cuentan que el yeso se molía bajo tierra, y que las piedras grandes eran sacadas por burros en las llamadas «pedreras» que eran vagones de madera, y las más chicas en canastos de esparto. Unas fotografías de mediados del siglo XX muestran las casas de los empleados, a la vera de un camino llamado precisamente «de la Yesera«.

Otra mina perteneció a la familia Vargas y sus bocas se hallaban en la actual urbanización Parque Clavero, que a mediados del siglo XX unió sus galerías con las de Santa Ana.   Las yeseras dejaron de funcionar entre 1955 y 1960, cuando comenzó a levantarse la urbanización «El Rocío».

Dentro de la mina Santa Ana había dos lagos de los cuales nunca se pudo saber su profundidad y se cuenta que sirvió de refugio durante los bombardeos de la Guerra Civil; un tramo era tan amplio que le habían puesto de nombre «Barcelona» y dicen que tenía espacio para cuatro autobuses.

Los observadores avezados son capaces de descubrir aún hoy, los lugares donde existieron hundimientos de las minas, como el Cerrado y Parque Clavero e inclusive galerías en Pedregalejo.  Una gran roca espigada se adentraba en el mar antes de que se construyera el paseo marítimo; su forma recordaba los cuernos de un toro, es decir, un morlaco. Los que conocen la historia de la roca, se preguntan si es a esta formación, a quien le debe su nombre el parque…

Foto: Vía Panoramio

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Naturaleza en Malaga


Deja tu comentario