El Castaño Santo, ruta senderista en Istán

Castano Santo

Aproximadamente a 21 Km. de Istán, hay un árbol gigantesco y antiquísimo: se calcula que tiene alrededor de mil años. Es el llamado Castaño Santo, rodeado de leyendas, como la que cuenta que en el siglo XV se celebraban a su sombra ceremonias religiosas muy concurridas a las que asistieron los Reyes Católicos.

Testigo de tiempos de paz y tiempos de rebelión, como las de Sierra Bermeja a comienzos del siglo XVI, pues fue bajo las ramas de este castaño que el rey Fernando el Católico celebró una misa de acción de gracias, en el año 1501.

Hoy en día es un verdadero hito en el camino, que nos invita a llegar y descansar un momento bajo su protectora y milenaria sombra.  El recorrido es lineal, tiene 37 Km. de longitud que demandan 10 horas (entre ida y vuelta), de dificultad muy alta, con un desnivel de 535 metros.

Partimos de la plaza de Istán hacia el Puerto de la Trocha, donde deberemos cruzar un arroyo; allí veremos un desvío y a cuatrocientos metros, un puente sobre el arroyo que se llama Hoyo del Bote; a partir de allí comenzaremos un lento ascenso.

Luego de recorrer unos 27,5 Km., nos encontraremos con el sendero San Pedro Alcántara-Puerto de la Refriega; debemos tomar a la derecha, la referencia es una casa en ruinas llamada «Venta quemada».  En el Km. 36,5 del recorrido llegaremos a un nuevo sendero, secundario, a la derecha, que es el que debemos tomar; bajando por la cresta de la loma y tras recorrer unos 200 metros, nos encontraremos de frente precisamente con el Castaño Santo. Este castaño es posiblemente el árbol más antiguo de la Sierra de las Nieves y su tronco tiene casi catorce metros de perímetro.

Esta ruta se puede hacer en bicicleta o a pie; recomendamos llevar agua y, por supuesto, cámaras fotográficas, filmadoras y prismáticos pues el recorrido nos regalará preciosos paisajes y hasta es posible avistar aves o mamíferos como la cabra, corzos o águilas reales.

Antes de dejar Istán, recordemos que sus originarios habitantes, a partir del proceso de repoblación, provenían de distintos lugares de España, como por ejemplo un grupo procedente de la huerta murciana y que hablaba «panocho», que desde entonces ha quedado plasmado como el gentilicio de la villa. Si pensamos llegar en la segunda quincena de marzo, tal vez podamos participar de su famosa Muestra Gastronómica y Día de la Naranja, un verdadero acontecimiento regional que promociona recetas tradicionales animado con pandas de verdiales y charangas.

Foto: Vía Panoramio



Etiquetas: , ,

Categorias: Rutas senderistas


Deja tu comentario