- Sobre Malaga - https://sobremalaga.com -

Sendero Casa de la Nieve, sólo para expertos

Este sendero lineal en el municipio de Sedella es caracterizado como de dificultad alta o muy alta; sus 8.400 metros de longitud demandan entre cinco y ocho horas y se encuentra dentro de los recorridos del Pan, el Vino y el Aceite. Hay una opción menos exigente, que es la del Puente Árabe, de 4.900 metros de extensión, de dificultad media y tipo circular, que puede recorrerse en tres horas.

Es uno de los recorridos más tradicionales en la sierra de Tejeda pero también uno de los más difíciles. Recordemos que la nieve era aprovechada por los vecinos de la región hasta mediados del siglo XX, siendo ésta una de las rutas más utilizadas para llegar a la cumbre. También se recogía esparto, muy utilizado industrialmente, y la sierra proveía de leña, cal y pasto para el ganado. Este sendero fue utilizado por el botánico suizo Edmond Boissier para identificar las distintas especies del mundo vegetal.

Este recorrido es ideal para realizarlo en primavera u otoño; en invierno es peligroso por el frío, la falta de luz y la presencia repentina de niebla, y en verano el calor es insoportable.

Entonces, a cargar las cantimploras con agua fresca de la fuente y… a andar.

El camino se inicia en Fuentes del Aceituno, al lado del Ayuntamiento; ascenderemos por las calles del pueblo y podremos observar excelentes ejemplos de la arquitectura popular morisca que aquí se encuentran entre los mejor conservados de la comarca.

La senda conserva parte del empedrado original y bordea la ladera de la montaña, al abrigo de un pinar. El suelo arenoso refleja poderosamente el sol, salpicando de plata las hierbas y flores. En el trayecto encontraremos la fuente de la Rábita, precioso oasis que nos regala espectaculares vistas de la Axarquía, río Vélez y las montañas de Periana y Alfarnate. Aconsejamos reaprovisionarse aquí de agua.

El sendero nos lleva hasta el barranco del río Almanchares donde se encuentran las espectaculares paredes de piedra llamadas Los Chimeneones. Después de la fuente de la Gitana, que sólo tiene agua en época de lluvias, la roca se torna oscura, solamente interrumpida por algunos cuarzos incrustados, mientras el sendero caracolea sobre la pendiente; por eso, esta parte del recorrido es conocida como «El encadenao».

Un tramo después, volvemos a la roca blanca y a la presencia de notables representantes del mundo vegetal, adaptadas a la roca, como la Draba hispánica, predominando el matorral espinoso.  Así llegamos a los restos de la Casa de la Nieve, un refugio de los neveros donde también se acondicionaba la nieve para transportarla hasta las ciudades de Vélez y Málaga. Aquí comienza otro sendero, mucho más sencillo, que llega hasta el Alcázar de Alcaucin. Si les quedan fuerzas, pueden ascender al pico Maroma.

Foto: Fotopaíses.com