Arboles y leyendas de Los Alcornocales

Parque Natural Los Alcornocales

Arboles y leyendas se dan la mano en un lugar fascinante: el Parque Natural Los Alcornocales, que se extiende entre las provincias de Málaga y Cádiz y nos espera con su ecosistema singular e impactante belleza para presentarnos algunos de sus habitantes más emblemáticos.

El Aliso: uno de sus principales protagonistas, sus hojas son de intenso color verde debido a la humedad del suelo. Este árbol puede soportar largos períodos de encharcamiento, y además su presencia devuelve al suelo muchos nutrientes ya que sus raíces están pobladas de hongos y bacterias. Es muy fácil reconocer un aliso: florece antes de tener hojas, que son circulares y pegajosas en la primavera. Posee flores masculinas, agrupadas en largos racimos, y flores femeninas que se utilizan como reclamo para la caza de conejos y otros animalitos, llamadas “chillaeras”. Además, está siempre acompañado por otros seres del reino vegetal, como helechos y otras especies. Se lo encuentra en las riberas y proximidades del río de la Miel.

Quejigal de San Carlos del Tiradero: uno de los mejores bosques de quejigo de la región. En este sentido, la orientación de la sierra es importante para que estos árboles puedan desarrollarse, ya que buscan poco sol y mucha humedad. El quejigal es una población de robles de gran tamaño a cuyos pies viven comunidades exclusivas como grandes helechos, vegetación tropical, musgos y hongos. Es muy fácil reconocerlos por sus brazos en forma de candelabro; la madera del quejigo es utilizada para leña y vigas para la construcción.

Conozcamos ahora a otros seres más pequeños del fascinante mundo vegetal del Parque; tengamos en cuenta que en verano se producen sequías prolongadas y por eso muchas plantas tienen hojas duras, aspecto blanquecino y fuertes aromas que son una respuesta a las condiciones del clima.

Tojo: de flores amarillas y denso entramado de sus hojas y ramas.
Lentisco: fácil de reconocer por sus bayas rojas, sus hojas son duras y rígidas, recubiertas de una gruesa capa aislante.
Jaras y lavandas: de flor blanca con el centro amarillo la primera, características de color lila las segundas, sus hojas se cubren de aceites aromáticos y por eso son muy utilizadas en la industria farmacéutica y cosmética.

Canutos o bosque en galería: formación única en España, recuerdos de un tiempo en que aquí imperaba el clima tropical, árboles como el laurel, avellanillo o rododendro se desarrollan formando verdaderas galerías en los valles encajonados por las aguas. Se los puede recorrer en senderos señalizados como Río de la Miel o Canuto de Risco Blanco.

No podía faltar la leyenda del Parque: La Sauceda, antiguo refugio de bandoleros, es actualmente un complejo recreativo del que parten varias rutas y senderos. Si eres un romántico incurable, te aconsejamos visitarla en primavera, cuando el rododendro se cubre de flores.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Naturaleza en Malaga


Deja tu comentario