La Posada del Bandolero, en El Borge

Posada del Bandolero

Desde principios del siglo pasado, el Estado español se preocupa por el fomento de la actividad turística, considerando esta actividad un importante motor del desarrollo, y por ello se ha creado una Red de Paradores y Albergues a todo lo largo y ancho de la provincia, dando un ejemplo de sustentabilidad y calidad en los servicios turísticos para todo el sector privado.

Según una publicación del área de Turismo de la Diputación de Málaga, los objetivos de las empresas públicas de turismo son promover el turismo social, contribuir a un desarrollo turístico sostenible y fomentar el desarrollo social y económico en distintas regiones, gracias al efecto multiplicador del turismo, que se refleja en mejores servicios, infraestructura y nivel de empleo; al mismo tiempo, promover destinos turísticos específicos que pueden no estar en la mira de las empresas comerciales.

Hoy les presentamos la Posada del Bandolero, que funciona bajo este modelo de hotel público, en la localidad de El Borge, comarca de la Axarquía.

Este pequeño hotel ubicado en la calle La Peseta,  de una estrella y con capacidad para doce pasajeros, es en sí un monumento histórico, ideal para románticos que que buscan lugares tranquilos para descansar y soñar con la vida bandolera, combinada con el sabor de la sencilla vida pueblerina.

Precisamente el hotel funciona en la casa en la que, en el año 1837, nació Luis Muñoz García, conocido como «El Bizco de El Borge», uno de los bandoleros más famosos de Málaga.

Para convertirla en un hotel rural se debieron realizar muchas obras e intervenciones, empezando por la adquisición por parte del Ayuntamiento de El Borge, de la antigua almazara. Y aunque tuvo varios destinos e inclusive funcionó como escuela, finalmente se decidió crear allí el hotel y museo.

Cuenta con sólo seis habitaciones, distribuidas en dos plantas, ocupando un total de seiscientos metros cuadrados; la edificación ha sido completamente restaurada y cuidada hasta el detalle, con la decoración constituida por muebles antiguos, algunos más que centenarios, adquiridos en casas de antigüedades, para mantener el estilo bandolero.  La restauración permitió revelar detalles constructivos ocultos por el paso del tiempo, y cada una de las habitaciones tiene el nombre de uno de los bandoleros de la partida.

Además, se exhiben documentos y objetos relacionados con «El Bizco de El Borge» y la historia de su partida, ya que durante las tareas de restauración se encontraron elementos que permitieron develar muchos secretos de su misteriosa vida.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Hoteles de Malaga


Deja tu comentario