Viviendas señoriales en la ciudad de Málaga

Villa Fernanda

Construidas entre fines del siglo XIX y principios del XX, concentradas en la zona del Limonar y la Malagueta, dan cuenta de los gustos y preferencias de la señorial burguesía malagueña. En perfecto estado de conservación, algunas fueron adquiridas para el funcionamiento de organismos públicos y otras continúan siendo viviendas particulares; sin embargo, todas ellas entran dentro de la categoría de bienes protegidos.

Les invitamos a recorrer estas calles y disfrutar de la vista de estos hermosos edificios que ya forman parte del patrimonio cultural de la ciudad de Málaga.

En el número 2 de la calle Manuel Fernandez Gonzalez, encontramos una villa de estilo regionalista y dos alturas, donde las asimetrías avanzan a modo de miradores; se destaca su planta semicircular y resulta extraño un friso perimetral decorado y pintado de verde.  En la misma calle se encuentra Villa Niza, de principios del siglo XX, con amplias superficies acristaladas que también juegan con la doble altura; ecléctica y elegante, resaltan sus balcones curvos.

Continuando por esta calle encontramos una villa que tiene algunos rasgos del estilo montañés clásico que estaba muy de moda a principios del siglo XX; es sobria y de líneas verticales, pero tiene una curiosidad: un friso de cerámica decorado con rosetas sobre la cornisa de piedra.  La de al lado  apela también a la arquitectura regionalista, apropiada al destino de recreo de estas villas, aunque con algunos toques modernos muy apreciados.

Ya en el Paseo de Sancha encontramos otro tipo de construcciones, como muchas que veremos en el antiguo Camino de Vélez, quizás un poco más nuevas, como esta del N° 11 que tiene un gran valor histórico por su monumentalidad: construida en la década del 30 del siglo pasado, posee un torreón mirador y un balcón con cierre de madera; el jardín incrementa su riqueza paisajística.

En esta misma calle encontramos la Casa del Magnolio, un edificio de viviendas también de la década del 30 del siglo pasado; cuatro plantas simétricas con amplios ventanales, arcos, columnas y elementos sustentables de hierro forjado. La fachada de mayor valor monumental es la del lado sur. Esta, como otras, está construida sobre la ladera del Monte Sancha, por lo que la construcción se ha adaptado a la morfología del terreno.

Queda mucho en el tintero, como “La Buganvilla”, también con torre mirador; Villa Carmen y su decoración en estilo neomudéjar, u otra con su cenador-mirador circular con cinco columnas toscanas y techo de tejas vidriadas; lujo, belleza y eclecticismo que caracterizaron toda una época.

Foto: Ayuntamiento de Málaga

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Malaga capital


Deja tu comentario