Árchez, campanas con nombre propio

Archez

Este pequeñísimo municipio de la Axarquía, de apenas 5 Km2 y habitado por menos de quinientas almas, se encuentra en el valle del río Sayalonga, en los faldeos de las sierras de Tejeda y Almijara. Pueblo eminentemente morisco, de calles entramadas, casas blancas y rincones pintorescos, donde la vid fue el principal cultivo y los telares que fabricaban paños en azul y blanco, los colores preferidos de los árabes, funcionaron hasta el siglo XIX.

Árchez es el nombre del valle y del río que más adelante se convierte en Algarrobo; presenta un paisaje tranquilo y equilibrado, sin demasiados contrastes, con algunas huertas abancaladas en esta región dominada por los matorrales del monte bajo.  No hay mucha información acerca de la historia de esta villa, pero por algunos documentos del siglo XIX se sabe que tuvo notable actividad económica, por ejemplo en la industria de la harina y del aceite.

Monumento destacado: la Torre Alminar del siglo XIV, adosada al cual se construyó la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación y declarada Monumento Histórico Artístico Nacional; debido a esta torre, la localidad se ha incorporado a la Ruta del Mudéjar. Es la joya más preciada del pueblo, de planta cuadrada y una armónica altura de quince metros que es exactamente cuatro veces el ancho.  La decoración con ladrillos entrelaza líneas rectas y curvas con singular elegancia; los cuatro lados tienen una franja de cerámica rojiza.

Conservada en excelentes condiciones, es ahora el campanario de la Iglesia; alberga dos campanas que, insólitamente, tienen nombre: Nuestra Señora del Pilar y María de la Encarnación, la que, además, lleva inscriptos datos de nacimiento: «Me hizo D. Ramón Rivas, siendo cura propio D. Ildefonso Tomé y García y alcalde D. Antonio García Azuaga. Año 1876”.

Lugares para ver: tres antiguos molinos de harina, entre ellos el de Doña Fidela, en la cuenca del río Turvilla, que esconde una extraña leyenda: luego de su venta el nuevo propietario, al hacer algunas restauraciones, encontró una vasija llena de monedas de oro y plata.

No dejemos Árchez sin disfrutar de su exquisita gastronomía, como el potaje de hinojos o el ajoblanco.  Es muy fácil llegar: tomar la Autovía del Mediterráneo (A-7) en dirección a Vélez Málaga; seguir el desvío hacia Algarrobo por la carretera A-6203, que también nos lleva hasta Sayalonga; una vez que pasamos esta villa nos desviamos nuevamente por la MA-115 precisamente hasta Árchez.

Foto: vía Panoramio

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Pueblos y Ciudades de Málaga


Deja tu comentario