- Sobre Malaga - https://sobremalaga.com -

Montejaque, la montaña perdida

Precisamente eso es lo que significa el nombre de este pequeño municipio en el camino de Ronda, de típica arquitectura morisca pero con algunas peculiaridades, como sus esquinas biseladas o redondeadas hacia adentro y las casas con el nombre de sus moradores.

Esta villa heroica participó en las guerras de la Independencia, ya que aquí ocurrió el enfrentamiento entre el guerrillero José Aguilar y las tropas napoleónicas, en el puente del río Gaduares; los recuerda un panel de cerámica en la Plazuela de los Voluntarios por la Libertad.

Además guarda un misterio que se expresa en cuatro letras: P.O.E.M, que aparecen en varias casas de la villa que tienen el escudo del pueblo. Aún no se ha podido descifrar su significado aunque en 1987 se le adjudicó “Populorum Omnium Excelsior Montejaque”, es decir, “Montejaque el más ilustre de todos los pueblos”.

Lugares para ver: Iglesia de Santiago el Mayor, del siglo XVI reformada durante el siglo XVIII; es de estilo gótico tardío.  Su imponente arquitectura se une las casas próximas a través de un arco de tres ojos. El Puente Medieval, junto a las ruinas del cortijo de Cupil; se conserva en muy buen estado en el marco de un bello paisaje. El complejo hídrico Hundidero-Gato, un abismo que llega hasta el vecino pueblo de Benaoján y desemboca en la Cueva del Gato. Se puede bajar caminando; es una presa fantasmal ya que nunca llegó a funcionar y estuvo acompañada de otro proyecto faraónico para el cual, en la década del 30 del siglo pasado, se inspeccionó la cueva hasta entonces nunca recorrida. Actualmente es un punto de atracción para los entusiastas de la espeleología y aún conserva en su interior los vestigios de aquél proyecto, escaleras derruídas, puentes, huellas de la actividad humana. El tajo del Hundidero, sobrecogedor, al que se desciende por empinadas escaleras.

Cosas para hacer: Ideal para el turismo rural, el descanso y contacto con la naturaleza o turismo activo como senderismo y montañismo. Disfrutar de la gastronomía local, caracterizada por los productos derivados del cerdo y con el sabor serrano de las carnes, productos de la huerta , y excelentes vinos tanto de la región. Conocer el Centro de Interpretación y pequeño Museo del Lavadero de la Fuente Vieja de Montejaque, en el emblemático edificio donde diariamente las mujeres acudían para hacer la colada, dura tarea que actualmente –por fortuna- ya nadie realiza.

Foto: Patronato de Turismo Costa del Sol