La misteriosa Cueva de la Pileta en Benaoján

Cueva de la Pileta

Este lugar declarado Monumento Nacional de Arte Rupestre en 1924 y descubierto por casualidad, se encuentra en el municipio de Benaoján, en la Sierra de Líbar. Saliendo de Ronda por la carretera A-376, podemos elegir dos formas de llegar a Benaoján: por el desvío de la MA-556, que pasa por la estación de ferrocarril, o por el desvío de la MA-505 que nos permitirá pasar primero por Montejaque.

Antiguamente se utilizaba el guano de murciélago como fertilizante natural, que era recolectado por los agricultores en los lugares donde, se suponía, habitaban estos animalitos. Así fue el descubrimiento de esta cueva, pues don José Bullón, en 1905, buscando esta sustancia, encontró pinturas rupestres y vestigios de la presencia romana. Esta cueva se conocía como Los Murciélagos pero nadie se había animado a recorrerla; más adelante adquirió su actual nombre, debido a una pileta romana en la entrada que se alimentaba con el agua que manaba de la sierra de Líbar.

Más de mil figuras estampadas por nuestros más remotos antepasados adornan las paredes y galerías a lo largo de 2.000 metros de recorrido y son consideradas las más importantes del sur de la Península, destacándose “la yegua preñada” o “el gran pez” de más de un metro de largo.

Pero, además, contiene gran cantidad de signos y símbolos cuyo significado aún no se ha podido descifrar, y por algunos restos encontrados parece que era un lugar de enterramiento; allí se encontró, en la década del 30 del siglo pasado, la “Venus de Benaoján”, una figura femenina de barro cocido de 6 cm de alto que debió tener un sentido mágico o religioso.

Esta misteriosa cueva se puede recorrer alumbrándose con lámparas de mano que son provistas por los guías que nos acompañan en este fantástico recorrido entre impresionantes formaciones calcáreas.

Más lugares para ver en Benaoján:

  • Iglesia de Nuestra Señora del Rosario;
  • Torre de los Moros, construida para controlar el paso del Valle del Guadiaro, refugio contra los ataques y única sobreviviente de un antiguo pueblo llamado Sexima del que se han encontrado vestigios como cerámicos, monedas romanas y una fábrica de ladrillos;
  • la Cueva del Gato, extraordinaria formación geológica que se comunica con otra cueva, la del Humilladero, a cuatro kilómetros de distancia, por galerías subterráneas que atraviesan el Guadiaro.

Actividades para hacer: Piragüismo, escalada y senderismo en los magníficos lugares que nos ofrece la particular geografía de la región.

Foto: Amigos de La Pileta

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Rutas senderistas


Deja tu comentario