Turismo taurino en Málaga

Es conocida la afición y pasión del pueblo español por la actividad taurina, que disfruta desde tiempos inmemoriales y que ha incorporado al lenguaje cotidiano en España y en el resto de los países de habla hispana, muchas palabras del diccionario taurino.  Ya el toro aparece en innumerables pinturas rupestres y toma especial protagonismo en la cultura mediterránea, hasta alcanzar el rango de “fiesta nacional”.

El arte de la tauromaquia comienza a plasmarse a fines del siglo XVII y principios del XVIII, pero hasta ese entonces se practicaba a caballo; sin embargo durante el reinado de Felipe V de Borbón se comienza a torear de a pie y es allí cuando este juego o deporte alcanza popularidad.  Málaga es una de las provincias en las que el espectáculo taurino se halla más arraigado y es cuna de la famosa escuela taurina de Ronda, de la que han surgido insignes toreros. Prácticamente todas las ciudades y pueblos tienen una plaza de toros, y en Málaga se destaca la Real Maestranza de Ronda, construida en piedra y de estilo neoclásico, con su ruedo de 66 m. de diámetro es la más grande de España y considerada una de las más hermosas del país.

En toda Málaga hay en total 16 plazas de toros; excepto la de Ronda, fueron construidas entre los XIX y XX. La siguiente fue la de Antequera, del año 1848, sus materiales son mampostería, ladrillo y madera, posee una arquitectura de líneas sencillas y marcada impronta andaluza; la de La Malagueta es la más grande de la provincia, con capacidad para 14.000 personas. Fue inaugurada en 1876 y el ruedo tiene 52 m. de diámetro.  Otra de las más antiguas es la de Carratraca, con la particularidad de que su trazado es poligonal y las gradas están excavadas en la roca;  puede albergar 3.000 espectadores.
Por su parte la más pequeña es la de Cortes de la Frontera, de 1894, con sólo mil localidades; y la más particular de la Gaucín, que es portátil. La última construida es la de Torremolinos, que no tenía una permanente, y actualmente también las villas costeras tienen sus plazas de toros, como Marbella, que posee dos.

La mayor parte de los espectáculos se realiza en verano, anunciándose con grandes y artísticos carteles que son coleccionados o expuestos en museos taurinos como los de Mijas, Ronda, Málaga que se llama Antonio Ordónez, y el de Antequera que se encuentra en la misma Plaza de toros. Este fascinante mundo ha sido retratado y cantado por pintores y poetas del mundo entero, de la talla de Goya o García Lorca; y por supuesto en la monumental obra de Picasso.

Foto: vía Flickr

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Turismo


Comentarios (3)

  1. Ezequiel dice:

    Me parece que de fiesta nacional.. poco.. para mí es una tortura a gritos, lo peor de todo esto es que se promociona Málaga como ciudad de la cultura 2016, la tortura no es cultura, Además muchas personas no estan interesadas en «los toros» solo a una pequeña parte y a cuatro turistas que despues salen horrorizados de ver estos «espectáculos». Muchos municipios (Ayuntamientos) de la comunidad catalana estan en contra de esta «tradición» que es muy poco etica, que no valora a los toros como ser vivo, que cuando le clavan las espadas, parece que nos les duelen… y si a eso se le añade, que la Junta de Andalucía financia parte de este horror… es para decir.. ¿en que mundo vivimos?

  2. CX dice:

    La feria taurina de Málaga es la más grande!

  3. pepe dice:

    el que no quiera la fiesta de los toros , de los pirineos para allà en españa ESTA SOBRANDO

Deja tu comentario