Turismo en Cruceros en el Puerto de Málaga

Crucero en Málaga

El turismo de crucero parecía haber ocupado todo el espacio disponible en cuanto a viajes por mar; sin embargo hay otras opciones, que incorporan ingredientes novedosos y permiten disfrutar del tiempo libre y el viaje en forma diferente. Es que en la época en que no existían los cruceros la gente también viajaba, y llegaba al continente europeo en unos gigantescos barcos llamados transatlánticos: su sólo nombre evoca un largo viaje, océano sin límites, escalas en los puertos y bastantes aventuras.

El puerto de Málaga, que en los últimos tiempos se ha transformado en una referencia ineludible en el universo de los cruceros, también recibe embarcaciones de distinto tipo que presentan un turismo alternativo.

En cuanto al turismo de transatlánticos, los barcos salen de Europa entre noviembre y diciembre, dejando atrás el invierno europeo para ir en busca del soleado verano del continente americano, donde se quedan hasta principios del otoño austral.  Por ejemplo un viaje en transatlántico puede salir de Génova y dirigirse a Ft. Lauderdale en Estados Unidos, pasando por Málaga. O salir también de Génova hacia Buenos Aires, tocando los puertos españoles de Alicante y Málaga.

Otra posibilidad, pero esta desde Buenos Aires hacia Génova, tocará el puerto de Málaga luego de dejar Casablanca. Otras dos compañías ofrecen un viaje en transatlántico desde Santos a Italia, que recala en los puertos españoles de Cádiz y Málaga, y otro que hace el recorrido inverso que el primero que mencionamos, es decir sale de Ft. Lauderdale hacia Génova y se detiene en el puerto de Málaga antes de ir por dos días a Barcelona.

A diferencia de los cruceros, que incorporan actividades para entretener a los viajeros todo el tiempo, el transatlántico invita a disfrutar del barco, del mar y de la emoción de llegar a distintos puertos.  Pero si prefieres emociones más fuertes, hay compañías que están empezando a ofrecer un turismo de cruceros completamente original: viajar a bordo de un portacontenedores. Desde ya que la experiencia es absolutamente diferente, ya que aunque estos gigantes del mar cuentan con cabinas para pasajeros y muchas comodidades, la vida a bordo tiene el sabor especial de ser compartida con la tripulación en un ambiente de trabajo y no de placer.

En este sentido el Puerto de Málaga está desarrollando una política comercial para potenciar este tipo de tráfico, aumentando constantemente la cantidad de pasajeros gracias a la construcción de nuevos muelles especiales para cruceros y transatlánticos y terminales para dar mejor servicio a los viajeros. Para ello han elaborado una “Carta de Calidad” que implica un verdadero compromiso para garantizar calidad y esfuerzo para mejorar.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Turismo


Deja tu comentario