Molino morisco de los Corchos, joya hidráulica

Molino Morisco de los Corchos

Todo viajero que pase por Alhaurín el Grande debería visitar el Molino Morisco de los Corchos. Se trata de uno de esos lugares con encanto que ocasionalmente descubrimos alejados de las rutas turísticas.

Es uno de los pocos molinos de su clase que aún existen en Málaga, y según hablan los lugareños podría haberse construido durante el siglo XV. El molino funciona gracias a la energía producida por el agua de un canal de irrigación proveniente del Río Fahala. Este canal alimenta el sistema desde su parte superior, para posteriormente impactar contra las palas o rodeznos que transmiten la fuerza a dos inmensas piedras.

El Molino funciona en la actualidad con poca regularidad y ha sido declarado monumento de interés. Su buen estado de conservación es debido en a la atención prestada por el ya fallecido D. Antonio Galiano, que dedicó su vida a seguir la tradición de generaciones anteriores.

El Molino está situado a las afueras de Alhaurín el Grande, en un despoblado coronado por una colina en la cual, se conservan los restos de una fortaleza. A su lado nace el arroyo Sanguino que va a parar al Río Fahala a unos 1500 metros del centro del pueblo. Se le conoce como Molino de los Corchos puesto que durante el período comprendido entre 1905 y 1941, se utilizó para moler corcho destinado a los tapones de botellas de vino que posteriormente se vendían al extranjero.

Cómo llegar

Desde la capital el visitante puede tomar la antigua N – 340 y desviarse pasado el aeropuerto a la carretera A-366. Una vez en Alhaurín el Grande hay que atravesar el municipio en dirección Coín y girar a la izquierda hacia la Avenida de Andalucía. En esta vía existe un cartel indicativo que nos lleva por un sendero donde, tras 1,5 km encontraremos el molino.

Foto vía Juan Carlos Pons en Picasa

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Pueblos y Ciudades de Málaga, Turismo


Deja tu comentario