Atarazanas, más que un mercado

Puerta de Atarazanas 

Todos los malagueños conocemos la soberbia Puerta de Atarazanas que hoy día da acceso al mercado central. Por su céntrica situación se ha convertido en lugar de paso de casi todos los que por una razón u otra han de bajar al centro de la ciudad, y quizás por eso está en las retinas de todos. Sin embargo, no todos conocen su historia ni cuál fue su verdadera utilidad.

Las Atarazanas fue un edificio construido durante la época de la dominación musulmana de la que se conserva actualmente su Puerta. Esta edificación, de tipo militar, sirvió como arsenal y como lugar de reparación para barcos (recordemos que antiguamente el mar practicamente se adentraba hasta los mismos pies de lo que hoy es la Catedral).

La antigua Tarazanas (así se refleja en muchos documentos históricos) fue construida por Abderramán III, y llegó a medir en su época mejor hasta 6.000 metros de perímetro. Dentro había una mezquita a la que pertenece la actual Puerta de mármol blanco. Aquel magnífico edificio estaba rodeado por unas grandes murallas y por almenas que la defendían del mar, que se extendía a sus pies.

Tras la reconquista, la mezquita se convirtió en la ermita de San Cosme y San Damián y fue en el año 1535, bajo el reinado de Carlos V cuando adquirió su actual nombre de Atarazanas Reales. Desde entonces siguió utilizándose como arsenal y como fortificación de defensa, pues en sus murallas llegaron a habar hasta 300 cañones. Se separó del marmediante una calle, y finalmente se construyó la Plaza de Atarazanas.

 atarazanas foto antigua

Sin embargo, la revolución de 1868 destruyó este magnífico edificio, dejando entre los escombros de todo el fuerte sólo en pie, la colosal Puerta. Allí, sobre las ruinas de aquel gran edificio histórico de Málaga, acabaría por construirse, pocos años después, en el 1874, el Mercado Central.

La Puerta de Atarazanas que aún se conserva mide 24 metros de altura y 7,5 metros de ancho. Se labró en mármol, y en estilo de arco de herradura apuntado. No os perdáis el mejor recuerdo de aquella época musulmana que aún conserva la Puerta, pues a los lados del arco hay dos escudos en los que aparece la inscripción «Le gali Ille Alah» (el vencedor sólo es Dios).

Imprimir

Categorias: Edificios de Malaga, Historia, Monumentos de Malaga


Deja tu comentario