La Abadia de Santa Ana en el Cister

Hay momentos de la infancia que se recuerdan toda la vida. Alguna alegría, alguna tristeza, algunos olores, o sabores que automáticamente, como si se tratara de un flash back nos llevan a aquellos momentos cándidos en que éramos pequeños. Eso es lo que me pasa a mí cada vez que paso junto a la Abadía de Santa Ana.

Abadia de Santa Ana Cister Malaga 

Muchos de los que me leéis sabréis a lo que me refiero. Sí, a un0s riquísimos borrachuelos. Aquel manjar de dioses que hacían dentro las monjas y que para cada niño (o al menos para mí) era un momento de algarabía el comerlos. Y es que en casa, hablar de borrachuelos era hablar de la Navidad, o bien hablar de los viajes que hacíamos a Madrid para visitar a mi familia.

Aún recuerdo mis pasitos por delante de la catedral, cogido de la mano, cuando pasaba por delante de lo que es hoy el Palacio de Zea, enfilar la calle Císter y finalmente encontrarnos con aquel pequeño callejón escondido en cuyo fondo destaca la blanca fachada de la Abadía de Santa Ana de Recoletas Bernardas del Cister, que así se llama.

Cuatro siglos tiene ya esta abadía. O casi. Más concretamente, del año 1617, aunque no fue hasta el año 1670 en que se construyó la iglesia de la Abadía de Santa Ana. Sin embargo, aquellas desdichadas desamortizaciones de Mendizábal hicieron que el convento se suprimiera en el año 1836 para luego derribarlo y engalanar la nueva calle. El edificio que hoy día podemos admirar cuando pasamos por calle Cister camino de la Aduana data del año 1878 y fue proyectado por Jerónimo Cuervo.

La actual Abadía de Santa de Recoletas Bernardas del Cister consta de un claustro de dos plantas y una sóla nave, pero su principal señal de identidad es la imagen de Santa Ana que preside su fachada desde la hornacina en la que está dispuesta. En el interior hay varias imagenes muy importantes: el Ecce Homo y la Dolorosa del insigne Pedro de Mena, así como la Virgen de las Angustias de Fernando Ortiz, del siglo XVIII, y el Crucificado del imaginero sevillano Luis Alvarez Duarte.

Desgraciadamente, hoy ya no se pueden comprar borrachuelos en aquel pequeño convento…

(Caray, pues me comentan que sí pueden seguirse comprando por encargo. Gracias por la información, Jesús, porque haré buen uso de ella).

Imprimir

Categorias: Calles de Málaga, Historia, Iglesias de Málaga, Turismo


Comentarios (3)

  1. JESUS RODRIGUEZ MORILLA dice:

    Para Javier Gómez:

    SI. TODAVÍA SE PUEDEN ADQUIRIR.

    El próximo jueves 8/5/08, he encargado 2 kgs. Uno de ellos, confitados con azúca, y otro, con miel.

    Lo que ocurre, es que de las pobres y benditas monjas, de las que ya sólo quedan 3, no dan “a basto”, para producir tanta gloria bendita, como son los borrachuelos.

  2. Javier Gómez dice:

    Hola, Jesús:

    Pues muchísimas gracias por la información, porque no lo sabía. Pensaba que las pobres ya no hacían esas delicatessen. Vamos, sabiéndolo ahora me pones en un compromiso porque no sé si podré resistirme a ir esta misma semana a por ellos…

    Un saludo.

  3. Maria P. dice:

    Por favor oren por por una persona qie dsde los 18 años y tiene 58 esta tomando medicacion para dormir y cada vezduerme menos en el trabajo no puede rendirahora le han cambiado de sistema en los ordenadores yle esta costando mucho entenderlo pidan para que lo pueda llevar ypara que le concedan la jubilacionanticipada pues se encuentra muy mal .No leolviden en sus ora ciones de cada dia. Dios se lo pagara.

Deja tu comentario