Málaga en el siglo XX, de 1900 a 1905

fragata Gneisenau hundida frente a Málaga

Difícil conyuntura social y económica la que se presentaba en la Málaga de principios del siglo XX. A una sociedad dividida y regida por una fuerte aristocracia, se unían las recientes pérdidas coloniales del país, y las graves consecuencias económicas que habían acarreado a una nación mayoritariamente agrícola y ganadera. Sólo el norte y nordeste de España parecía acoplarse perfectamente a la creciente revolución industrial. Frente a una Cataluña y País Vasco que se estaban convirtiendo en el motor nacional, Andalucía luchaba por salir de los años de retrasos sociales. Ciudades como Málaga, gracias a su situación estratégica junto al mar, podía ampararse en el comercio, y sobre todo, precisamente, en esa aristocracia inversora mayormente venida durante el siglo XIX de otros países.

AÑO 1900

En el año 1900 la provincia de Málaga contaba con 512.000 habitantes, siendo la capital la que más población tenía (137.000) seguida de Antequera, Vélez y Ronda.

Desgraciadamente el primer año del siglo estuvo marcado por una gran tragedia del que ya he hablado anteriormente: el naufragio de la fragata alemana Gneisenau. El 16 de diciembre de 1900 y en medio de un temporal, la fragata fue arrastrada por el fuerte oleaje contra el espigón de La Farola. La nave se hundió frente al puerto dejando a cuarenta y una víctimas, tripulantes de aquel barco, además de a doce malagueños. Éstos y otros muchos más se habían aprestado a la mar, a pesar de sus inclemencias para ayudar y rescatar a los náufragos., y probablemente, gracias a la solidaridad de nuestra ciudad, las víctimas no fueron muchas más, pues la tripulación ascendía a 470 personas. En agradecimiento, años después, el gobierno alemán donaría a la ciudad de Málaga el conocido como “Puente de los Alemanes” que hoy se alza sobre el Guadalhorce.

Aquel mismo año se reinauguraron los Altos Hornos, y vieron la luz dos periódicos locales: “El Papelito” y “El Eco de Málaga”. Desgraciadamente, nos dejaron dos ilustres personajes de nuestra ciudad: Eduardo Palanca, el 28 de septiembre, político, y Jorge Loring Oyarzábal, empresario, el 11 de febrero.

AÑO 1901

Dos cambios muy importantes para nuestra ciudad tendrían lugar en el año 1901. Por un lado, la electrificación de los tranvías que dejarían, así, de ser de tracción animal. Además, el 3 de enero, la regente María Cristina concedió a Málaga el título de “Muy Hospitalaria”, precisamente por la ayuda que dio la ciudad en el salvamento de los náufragos del Gneisenau solo un mes antes.

De entre los sucesos sociales cabrían destacar la manifestación de estudiantes que en febrero, como en otras provincias, recorrió las calles de la ciudad entre importantes incidentes, cargas policiales y detenciones (abogaban por una nueva democracia más libre), y el importante incendio ocurrido en pleno centro de Málaga, en calle Liborio García, que duró varios días, ocasionó dos víctimas y arrasó una buena cantidad de locales.

El 14 de febrero se constituye el Ateneo de Málaga, y ese mismo, el día 28, nos deja otro importante personaje de nuestra ciudad, el compositor Eduardo Ocón, además de D. José Freüller Alcalá-Galiano, ex-alcalde de la ciudad.

AÑO 1902

La tensión social se vio reflejada en las huelgas, como la vivida en Teba durante 6 meses, la de Benaoján, o la de los albañiles del 12 de mayo. El momento cumbre fue el 9 de junio cuando en la Plaza de Toros, Alejandro Lerroux, líder revolucionario dio un mitin arengando a la población a tomar los “revólveres”.

En este año nos dejó, el 13 de septiembre, D. José Alarcón Luján, ex-alcalde y diputado por las Cortes en Madrid.

AÑO 1903

El mayor desastre fue el accidente del tren correo que cubría el servicio de Málaga a Madrid, ocurrido el 12 de diciembre, en las cercanías de la provincia de Baena, en Córdoba. 6 muertos y 19 herido fueron las consecuencias de aquel suceso. De entre las publicaciones, destacan la aparición de una revista de ciencias, “Andalucía científica”, y de un diario que llegó a ser puntero en nuesta provincia: “El Popular”, obra de Pedro Gómez-Chaix.

Este año, en el ámbito deportivo, se funda la Sociedad Deportiva Málaga, gérmen de nuestro actual Málaga CF, y en lo cultural y patrimonial, en Antequera, se descubre un nuevo dolmen, el de Viera, similar al de Menga, el día 13 de octubre.

AÑO 1904

Es éste uno de los años más significativos de principio de siglos por varios eventos.

Por una lado, por la visita del rey Alfonso XIII, el 28 de abril y por otro, por el nacimiento de una de nuestras mujeres más internacionales, la filósofa María Zambrano, el día 25 de abril. Este mismo año, en enero, se abre por primera vez la Caja de Ahorros de Antequera de tanta importancia en la vida económica de nuestra ciudad a lo largo del siglo.

Desgraciadamente, aquel año 1904 se demolieron parte de las murallas de la Alcazaba a fin de aligerar los terrenos colindantes donde se construirían el Ayuntamiento, el Banco de España, Correos y los jardínes de Pedro Luis Alonso.

En lo deportivo, el 3 de abril, se juega el primer partido oficial de un equipo malagueño.

Entre los nacimientos, además del de María Zambrano, destacar el de Cayetano Ordóñez Aguilar, torero conocido como “El Niño de la Palma”, fundador de la dinastía Ordóñez.

AÑO 1905

La situación económica en Málaga se agrava y eso se refleja en la marcha del hambre que llevó a numerosos malagueños desde los pueblos a la capital a pedir comida y trabajo con los que vivir.

El 27 de octubre de este mismo año, Churriana se anexiona a Málaga, mientras que en la ciudad se abre, el 8 de diciembre, el Teatro Lara.

Entre los nacimientos y defunciones destacan, entre los primeros, el de Manuel Altolaguirre, poeta, nacido el 29 de junio, y, entre los decesos, el de Francisco Silvela, político, y el del abogado y también político, Miguel Sánchez Pastor.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia


Deja tu comentario