Lo que no te debes perder de la Semana Santa de Málaga

Virgen de la Paloma de Malaga

Momentos, rincones y lugares para disfrutar de la Semana Santa malagueña los hay muchos, y cada cual tendrá los suyos. Por eso, hacer una pequeña guía se hace difícil y desde ya, os animo a que me ayudéis con vuestros comentarios a aumentar las recomendaciones que ahora os vamos a hacer.

Comenzamos por la que puede ser la hermandad más conocida de la ciudad, el Cautivo, al que llaman el Señor de Málaga. Desde su barrio de la Trinidad, y seguido por miles y miles de devotos el Lunes Santo, uno de los puntos más emblemáticos del paso de este cofradía es cuando llega al Puente de la Aurora, tanto a la ida como a la vuelta, ya entrando en la madrugada.

Del Miércoles Santo, me gusta ver las suelta de palomas que se le hace a la Virgen de la Paloma, la señora que pasea en el impresionante trono que podéis ver en la imagen. Sin embargo, ese día es mucho más conocido por Jesús El Rico, ese cristo nazareno de pelo natural que cada año libera un preso, privilegio que le concedió el rey Carlos III en el siglo XVIII.

Es Jueves Santo por la mañana y miles de malagueños se acercan al puerto para ver cómo desembarcan en la ciudad las tropas de la Legión, para trasladar primero al Cristo de Mena hasta Santo Domingo y después escoltarlo en procesión. Del Jueves Santo tampoco os perdáis el impresionante paso de la Virgen de la Esperanza, el más grande de la Semana Santa malagueña.

Y para terminar, no me quiero olvidar de la Pollinica, la hermandad con más hermanos de Málaga y que abre la carrera oficial el Domingo de Ramos. Tampoco menospreciamos el manto de flores que se le elabora cada año a la Virgen de Las Penas, ni la preciosa Novia de Málaga, la Virgen del Rocío, ambas procesionan el Martes Santo. Y el Viernes Santo, tras almorzar, sube al Monte San Cristobal que ese día se convierte en el Monte Calvario.

Foto Vía Antonio España

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Fiestas en Malaga, Semana Santa de Malaga


Deja tu comentario