El ajoblanco de Almáchar

Plato de Ajoblanco con uvas moscatel, típico de Almáchar

Hay un plato muy típico de la gastronomía de Andalucía, sobre todo de la zona oriental, que pudo tener su origen en la provincia de Málaga. Y digo pudo y no tuvo porque allá donde vayas, ya sea a Granada, Jaén o Almería, también te dirán que fue su origen allí. Hablo hoy del ajoblanco, una especie de gazpacho, porque también se bebe y es frío, pero de color blanco. Puede que incluso este plato se cocinara ya en la antigua Roma ya que los ingredientes principales (pan, ajo, agua, aceite de oliva, sal …) eran ingredientes comunes.

Pero sobre todo se sabe, por esos ingredientes, que es un plato humilde, una sopa típica para almorzar durante las faenas del campo, de gente de pueblo. Pueblos como Almáchar, otro de esos caseríos blancos de origen árabe (su nombre viene de la palabra Al Maysar) que encontramos en la preciosa Axarquía malagueña.

En Almáchar, el ajoblanco es un plato de tanta tradición que su fiesta más importante gira sobre él. Y así, el primer sábado de septiembre que se celebra esta Fiesta del Ajo Blanco, el pueblo se engalana y recibe con los brazos abiertos a todos los visitantes que quieran probar esta sopa y conocer este pueblo y su cultura.

Y es que no sólo se ofrecen degustaciones de ajoblanco con uvas moscatel, la forma típica como se prepara aquí, sino que también se realizan otras actividades. Entre ellas podemos destacar las rutas guiadas por el pueblo, los grupos de verdiales, baile propio del folklore malagueño, y la degustación de otros productos de la zona, como por ejemplo, las pasas de la Axarquía.

La Fiesta del Ajoblanco, declarada Fiesta de Interés Turístico en Andalucía, es el mayor reclamo de Almáchar y la mejor forma de conocer esta localidad, sus costumbres y su gente, una gente encantada de que el pueblo, aunque sea una vez al año, se llene de gente de fuera, y que nos ofrece lo mejor de cada casa.

Foto Vía Mercado Calabajío

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomia malagueña


Deja tu comentario