La gastronomía malagueña

espetos de sardinas

Como dice el refrán y con cierta frecuencia decía mi abuelo, “Con pan y vino se anda el camino”; en una visita a la ciudad de Málaga y a sus pueblos no ha de faltar un repaso a la gastronomía malagueña, para llegado el momento en que se nos despierta el apetito disfrutar de algunos de los muchos y exquisitos platos propios y singulares de esta excelente cocina, que tiene como base un marcado carácter mediterráneo, nutriéndose principalmente de los frutos del mar, pero que cuenta también con una magnífica huerta y unos buenos platos de montes, así como una bien elaborada repostería, amén de unos excelentes vinos.

Siguiendo el orden de una hipotética y atractiva carta, podríamos comenzar por las sopas de pescados, una vez mencionado el gazpacho, de bien ganada fama internacional; la pipirrana, ensalada de tomate, pimiento, cebolla y pulpito;  la ensalada malagueña, con bacalao y patatas, y la porra antequerana, que es la base del gazpacho con atún y huevo duro, como entrantes. La sopa de rape, que se hace con almendras, que las hay muy ricas en Málaga; la sopa de mariscos, sabrosa; el “emblanco”, ligera y agradable, que lleva la rica pescadilla de Málaga, cebolla, tomate, pimiento, limón, perejil y rodajas de patatas; el gazpachuelo, fino y gustoso, que consta de una salsa mahonesa con un añadido de caldo de pescado, clara de huevo escalfada, picadillo de jamón, pescado, patata y arroz y un ligero toque de vino. Parecida está el ajo blanco, con almendras, ajo y uvas; la cachorreña lleva un “majaillo” y naranja exprimida. La sopa de tomate o la sopa perota es propia de la comarca del Valle del Guadalhorce.

Los guisos y cazuelas también tienen su espacio, las berzas malagueñas, el cocido, el potaje de hinojos, la cazuela de patatas con fideos, las habas a la rondeña, cocidas con un picadillo de jamón en un refrito de pimientos, tomates y cebollas; o las migas con huevos fritos y chorizos. También se prodigan la paella y los arroces.

Sin lugar a dudas, lo más reseñable es el “pescaíto frito”, bien conocido y apreciado de esta tierra, entre los que son destacables el boquerón, principalmente, y especialmente el boquerón vitoriano; los jureles, los salmonetes, con una mención especial para los chanquetes, aún cuando ahora están prohibidos y para los “espetos de sardinas”, muy sabrosos. Recomendables las almejas y las coquinas de Málaga.

La ciudad de Málaga está rodeada de montes, por lo que no es de extrañar que se preparen ricos platos de conejo al ajillochivo al ajillo; el plato de los montes, que consta de taco de lomo, patatas fritas, huevo, chorizo y morcilla, es muy propio de los montes de Málaga.

A los postres mucho donde elegir, los dulces de batata, los borrachuelos, los crujientes pestiños, buñuelos, tortas de aceite, excelentes en la Axarquía y los mantecados, roscos y polvorones de Antequera, excepcionales, al igual que el “bienmesabe”, como  su nombre indica.

Como se ha podido comprobar en los muchos platos mencionados, la provincia de Málaga cuenta con unos productos extraordinarios que favorecen la elaboración de cualquiera de sus platos típicos, sin dejar atrás algunos otros de gran calidad tales como, el aguacate, los higos, las pasas, melocotones, naranjas o limones, entre otros.

Para el final dejamos los vinos de Málaga, de reconocida  fama internaci0nal, aún cuando son perfectos para iniciar con ellos y poner en marcha el apetito. De las estupendas uvas Pedro Ximénez y Moscatel, entre otras, nos llegan unos excelentes vinos, dulces, semidulces, secos, etc., que nos dejaran un rico e intenso sabor. Salud y buen provecho.

Aquí podrás hacer un recorrido por este rico recetario: gastronomía malagueña

Foto vía: static.panoramio.com

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Gastronomia malagueña


Deja tu comentario