El Arco de los Gigantes en Antequera

Sólo había tenido la oportunidad de ir de pequeño a Antequera, y no me acordaba mucho de ella, la verdad. Por eso, cuando nos escapamos hace poco hasta allá me sorprendió descubrir una ciudad monumental, con muchos vestigios interesantes. Pasear sobre todo por la parte alta me encantó, que es donde se encuentran principalmente sus monumentos.

Uno de esos vestigios es el Arco de los Gigantes, construido por Francisco de Azurriola en 1585 en estilo renacentista, y que sustituyó a la entrada amurallada de la Alcazaba. Tiene una altura de siete metros y anchura de cuatro, y se encuentra a la espalda del Mirador de las Almenillas, sirviendo como paso de acceso a la Colegiata de Santa María. Por su tamaño, y por la escultura que tenía en la parte alta, también se le llamó Puerta de Hércules.

Al acercaros a él os daréis cuenta que está hecho en mampostería. Aparecen señaladas inscripciones latinas de ciudades romanas que existieron en los alrededores de Antequera, algo que quizás sea único en los arcos de este tipo en España. En la clave del arco aparecen un jarrón con azucenas, un castillo y un león, símbolos que conforman el escudo de la ciudad.

De todas maneras, según los historiadores, el arco que podemos ver en la actualidad no se parece mucho al que se construyó, ya que aquel debió tener muchas más inscripciones latinas. Precisamente los motivos del jarro de azucenas, el castillo y el león se le añadieron en el siglo XIX. Además, alberga una serie de lápidas romanas, cuyos originales se encuentran hoy en el Museo Municipal de Antequera.

No nos extraña que, a la hora de construirlo, quisieran hacer algo parecido a los arcos del triunfo de la antigüedad clásica. Hoy en día, y desde el 2004, está declarado Bien de Interés Cultural.

Foto Vía Caminos de Pasión

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Antequera


Deja tu comentario