Calles interesantes de Álora

Alora de noche

Álora es considerada un pequeño oasis entre montañas; custodiada por la Sierra de Abdalajís que la protege de los vientos fríos provenientes del norte, estamos en la antigua Iluro romana, pero hoy en día se sabe que estuvo poblada desde los tiempos más remotos como lo prueban los hallazgos arqueológicos en la Cueva de Doña Trinidad Groud y en el Hoyo del Conde.

Hay muchísimo para ver y hacer aquí en Álora, pues además de su impresionante patrimonio histórico y monumental, es una ciudad dinámica que se moderniza con nuevas obras, como el Teatro Cervantes, inaugurado en el año 2005, que pronto vamos a visitar.

Interesará al visitante saber que entre 1910 y 1920 muchos de sus habitantes emigraron hacia la Argentina, pero que en la década del 60 del siglo XX acogió inmigrantes de lugares remotos como Alemania, Australia y Suiza.

Hoy Álora nos invita a recorrer sus calles, llenas de historia, tradiciones y arquitectura popular.  ¿Nos acompañan?

Calle Carmona: una de las calles principales; antiguamente llamada Las Piletas, debe su actual nombre a la familia Carmona que residió aquí. Una de sus particularidades era que la numeración de las casas aparecía en sentido contrario al resto de las calles de la ciudad (pares a la izquierda e impares a la derecha). Actualmente es la entrada a la ciudad y una de sus arterias más comerciales.

Calle Chozuelas: de pronunciada pendiente, comienza en la calle Cantarranas y dio origen a la típica arquitectura popular perota.

Calle de la Parra: ideal para quienes buscan los rincones históricos. Ya era importante en el siglo XVII por el Beaterio, en la actual Plaza Fuente Arriba. Acogió a las familias que llegaban atraídas por la prosperidad que significaba la presencia del ferrocarril. Aquí estuvo la primera Casa Consistorial.

Calle Zapata: comienza en la calle de la Parra y termina en la del Algarrobo. Antiguamente tenía dos callejuelas y durante algún tiempo se llamó Calle de la Cilla. Debe su actual nombre a las familias que tenían aquí sus viviendas; se cree que fue abierta en 1547.

Calle Atrás: una de las más largas; une las dos plazas principales y comunica las dos partes de la ciudad. Debe su importancia a la construcción de la iglesia parroquial en el siglo XVII y un convento en el siglo XVIII. Aquí se puede ver un mosaico dedicado a los “meceros”, una antigua tradición según la cual los jóvenes se instalaban en las calles más estrechas para enamorar a las mozas entonando bellas canciones. Una placa en la casa número 55 recuerda la presencia del rey Felipe IV en 1624.

Queda mucho en el tintero, como las plazas y museos, pero los dejaremos para nuestro próximo paseo. Es muy fácil llegar a Álora, a sólo 40 Km. de Málaga capital.

Foto: Gregor57

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Pueblos y Ciudades de Málaga


Deja tu comentario