El Pasaje de Chinitas, rincón malagueño, popular y bohemio

Pasaje de Chinitas

En pleno centro del casco histórico de Málaga, como adherido a la Plaza de la Constitución, corazón de la ciudad, se encuentra el Pasaje de Chinitas, un pequeño y estrecho pasaje en forma de cruz que va desde la citada plaza a calle Fresca y desde calle Santa María a la calle Nicasio Calle con una plazuela en el eje de ambas callejuelas, que fue durante gran parte del siglo XIX y del XX lugar de encuentro de artistas, toreros y poetas, corriente viva de la ciudad, abierto al arte, de ocio, tertulias, pasiones y desenfrenos y rincón popular que llegó a congregar en sus locales a muy diversos artesanos de la época.

El Pasaje de Chinitas se levantó sobre los terrenos donde estuvo desde el primer tercio del siglo XVII hasta mediados del siglo XIX el convento y la iglesia de las Agustinas Descalzas, a cuyo convento se accedía por la puerta que existía por la calle Santa María y a la iglesia por una gran puerta artísticamente tallada que había debajo del gran arco de piedra que hoy permite la entrada al pasaje desde la Plaza de la Constitución.

Cuando el inmueble fue expropiado y se decidió exclaustrar a la comunidad religiosa que lo habitaba, aquél fue adjudicado a don Antonio María Álvarez de Quindós y Gutiérrez de Aragón, que había sido gobernador civil y militar de Málaga, quien dió el proyecto al arquitecto don Diego Clavero para la realización del trazado del mismo y que a su finalización llevó el nombre de su propietario, Pasaje de Álvarez.

Su actual denominación tiene su origen en el popularísimo “Café de Chinitas” que se estableció en el local donde hoy existe una tienda y almacén de telas, y que en su día, en su primera planta a la que se accedía por una estrecha escalera y en un reducido y modesto tabladillo, de manera un tanto furtiva, fue escenario de fiestas nocturnas y bailes flamencos. La popularidad y fama del pasaje y del propio café alcanzó su máximo esplendor a comienzos de los años treinta del siglo pasado con actuaciones de los más reconocidos artistas del flamenco, quedando recogida e inmortalizada por el poeta Federico García Lorca en uno de sus poemas; pero la frivolidad y fariseísmo de la alta sociedad de entonces llevaron al cierre del local cambiando el género de sus actuaciones e incluso el nombre del mismo pasando a ser el Salón Royal con el fin de cambiar su imagen; pero no siendo aceptado por el pueblo en poco tiempo se consiguió devolverle todo su sabor.

Entre los primeros comercios que se instalaron en el pasaje, además del Café de Chinitas, hay que recordar por su singularidad, entre otros, el Bazar Suizo, El Martillo, el Café de Munich y el Salón de la Limpieza del Calzado, con un salón para la limpieza de botas, bien provisto de muelles banquetas, espejos, mesas y periódicos, que se estableció en una esquina de la placita. En el centro de esta placita se colocó un pequeña y bonita fuente que una noche del mes de Marzo de 1962 un beodo al intentar bañarse en ella la destrozó, siendo restaurada para posteriormente se destruída totalmente por otros vándalos en el año 1978; la figura de una mujer con un cántaro sustituyó a la fuente, siendo degollada por un indivíduo en 1987; se colocó posteriormente un enorme macetero con plantas hasta que éstas se secaron conviertiéndose el macetero en un cenicero lleno de colillas; hoy la placita está presidida por una farola de cinco brazos, que aún sobrevive.

Cuando el pasaje adquirió su denominación actual también se dispuso que todos los rótulos de los distintos oficios artesanales, industriales y comerciales del pasaje fueran realizados en hierro forjado, de los que hoy perduran algunos, imprimiéndole carácter al pasaje.

El Pasaje de Chinitas es un bello rincón de Málaga que hay que visitar para disfrutar de su tipismo y singularidad, sintiendo el pálpito de lo que fué, alma festiva y torrente de arte y de vida de su gente y de todos aquéllos que se acercaban a esta bonita y acogedora ciudad.

Imprimir

Etiquetas: , , , ,

Categorias: Calles de Málaga


Deja tu comentario