De tascas por el Centro Histórico de Málaga

La Casa del Guardia en Malaga

Un buen motivo para acercarnos al Centro Histórico de Málaga y adentrarnos en él puede ser para visitar sus tascas antiguas y degustar sus vinos y tapas mientras recorremos sus calles y vivimos el buen ambiente que reina en ellas.

Algo común que caracteriza a estas antiguas tascas malagueñas en la que nos detendremos son sus vinos. Muchas de ellas elaboran sus propios vinos que, no solamente podemos tomar en sus mesas y barras, sino que también nos podemos llevar para casa puesto que lo venden al público en sus propios locales; por lo que es normal que en todos ellos haya un buen número de barricas con los distintos tipos de vinos que se ofrecen, que favorecen una mejor conservación y presentación y dotan al local de un encanto especial que toda tasca se merece; pero lo que sí están presentes en todas ellas son los Vinos de Málaga, de gran fama internacional y muy apreciados a nivel popular, muy ricos e intensos, dulces, semidulces, secos, etc., pero al mismo tiempo algo “cabezones”, por lo que recomendamos encarecidamente no tomar uno en cada uno de los sitios que vamos a sugerir porque se puede acabar algo “tocado”, o en algún caso, seriamente perjudicado; por lo que se pueden visitar tantos como se desee de la ruta que vamos a proponer, pero seleccionar cuántos y dónde tomarlos.

En los límites del Centro Histórico, esto es, en la calle Alameda Principal, se encuentra la Antigua Casa de Guardia, que elabora sus vinos desde el año 1840, de las variedades de uvas Pedro Ximenez y Moscatel, cultivadas tradicionalmente en los Montes de Málaga. En su bonito establecimiento, lleno de encanto y de barricas, se pueden probar todos sus vinos de ambas variedades, Pajarete, Pedro Ximén 1908, Garijo, Verdiales Cream, Verdiales Seco y Verdiales Conarte, de la de Pedro Ximén y Moscatel Guardia, Moscatel Guinda, Isabel II y El Chavea (blanco dulce), de la variedad Moscatel. De todos ellos destaco el exquisito Pajarete para acompañarlo con unas peregrinas, conchas finas, mejillones o gambitas cocidas que se expenden en un pequeño puesto situado dentro del local.

En la calle Marín García, 6 está La Tasca, un pequeño y antiguo local donde puedes acompañar el vino con unos ricos callos con garbanzos, unas habitas baby con jamón de bellota, una ensaladilla rusa ó una ensalada malagueña. En la misma calle, justo en el local de al lado, está la Bodega Quitapenas, que nos ofrece los vinos elaborados por la bodega del mismo nombre, las Bodegas Quitapenas, fundada en el año 1880 y cuyos primeros vinos fueron el Moscatel Extra ó Quitapenas, el Montes y el Málaga Lágrima. Actualmente se pueden tomar éstos y otros muchos tipos de vinos que elaboran en sus bodegas, los gustosos y afamados vinos Quitapenas, que se pueden acompañar perfectamente con unos “pescaitos fritos”, a destacar, el pulpito frito, las gambitas fritas, los calamaritos fritos, y en especial, la tortillita de camarones; además cuentan con otros dos establecimientos situados también en nuestra ruta, en el Pasaje de Chinitas y en la calle Sanchez Pastor.

Bodega el Pimpi en Malaga

En la calle Méndez Núñez, 5, se encuentra Las Garrafas, antigua tienda de vinos, local muy amplio y concurrido, principalmente por jóvenes, donde al vino se le puede complementar con unas berenjenas con miel o bien con un albondigón o unas crestitas.

En la calle Granada, está La Campana, único establecimiento en el centro histórico de la ciudad de la extensa cadena de 23 locales que hubo en su tiempo en toda la provincia desde que se fundaran en el año 1957 y de la que quedan tán solo cuatro. Local pequeño y muy concurrido, donde a veces se agolpa el público en la puerta, y donde un “marisquito” puede ir con un “pintao” (mezcla de vino ducle y seco), aún cuando también ofrecen toda la gama de los vinos de la tierra.

En la misma calle Granada, en el número 62, un poco antes de la iglesia de Santiago, se encuentra Bodega El Pimpi, local muy atractivo y turístico, frecuentado por muy diversas personalidades de todos los ámbitos culturales, sociales y políticos, como queda reflejado en la cantidad de fotos que adornan las paredes; lugar que fue de tertulias y actuaciones flamencas; local muy emblemático de la ciudad y lleno de encanto que ha de servir como remate a la ruta, al igual que en su comienzo, por lo que ambos no han de faltar en la “Ruta de las Tascas de Málaga”. Cuenta con una bonita terraza por su otra entrada, frente al Teatro Romano, en la calle Alcazabilla y dispone de una maravillosa barra, bonitos patios y extraordinarios salones y bodega, a cual con más sabor, que se incrementa al pedirnos un vino de Málaga con alguna de sus buenas y especiales tapas, que bien podría ser alguno de sus montaditos o algo de ibéricos.

Foto primera vía: vivemalaga
Foto segunda vía: urbemalaga

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Gastronomia malagueña, Restaurantes de Malaga, Uncategorized


Deja tu comentario