El Palacio Episcopal de Málaga

Palacio Episcopal

El Palacio Episcopal de Málaga lo constituye un conjunto de edificios, de diferentes épocas, que ocupa una amplia manzana y mantiene su fachada principal hacia la plaza del Obispo, centrada por una airosa fuente del siglo XVIII.

El más antiguo, situado en la calle Santa María, fue construido por el segundo obispo de Málaga, D. Diego Ramírez de Villaescusa de Haro, pero siendo pronto insuficiente, Fray Bernardo Manrique construyó uno nuevo, con un patio-jardín y fachada con galería de arcos de ladrillo, flanqueada por dos torres, que se construirían en 1558, siendo su autor Diego de Vergara, maestro mayor de la Catedral.

Contiguo a éste, el núcleo correspondiente a las oficinas de la Diócesis y Tribunales Eclesiásticos es un palacio de fines del siglo XVI, propiedad de la familia Quilty e incorporado al obispado en 1819, antes sus necesidades de espacio.

El núcleo más interesante se construyó en el siglo XVIII siendo el obispo D. José Franquis Lasso de Castilla su promotor y su maestro el arquitecto Antonio Ramos, quien comenzó la obra en 1762. Se disponía de una amplia superficie con la que se intentaba paliar los espacios que se habían cedido para la extensión de la Catedral, y Ramos lo dividió en dos sectores, uno de uso administrativo y el otro residencial.

En el primero el patio, cuadrado, es sobrio sin más ornato que placas recortadas sobre las enjutas de los arcos, que sostienen columnas toscanas. La pieza más importante es la escalera, de tipo imperial en la que se representa El triunfo de la Eucaristía, obra anónima de finales del XVIII.

La fachada principal es una de las obras más importantes de Ramos. En ella dispone cinco calles con tres pisos, con balcones sobre peanas decoradas con elegantes rocallas, integrando en el eje central una espléndida portada de mármoles rosa, gris y blanco, cuyas columnas dispuestas al sesgo introducen movimiento. Todo esto se remata en la zona superior por un nicho con la imagen en piedra de la Virgen de las Angustias.

Las dependencias, en forma de U, abrazan un pequeño jardín dividido en tres espacios, resueltos con notable habilidad. El primero, con una fuente pequeña, hace las veces de vestíbulo.

Foto Vía: Sean Munson

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Malaga capital


Deja tu comentario