Un paseo por el Parque de Málaga

Parque de Malaga

El Parque de Málaga se encuentra en el centro de la ciudad y va desde la Plaza de La Marina hasta la Plaza del General Torrijos, en la Malagueta. En realidad se trata de un paseo de cerca de 1 km. de largo con jardines a ambos lados y una calzada que lo atraviesa.

Iniciando este agradable y tranquilo paseo por la franja norte, nos encontramos al comienzo, dentro de una parte de sus jardines, el monumento al Marqués de Guadiaro, busto en bronce sobre pedestal de piedra con basamento que servía de fuente; el monumento a Narciso Díaz de Escovar, busto en bronce sobre pedestal, centrado en una fuente cuadrilobulada, acompañado de dos esculturas romanas, ubicado frente al edificio de la Aduana; y a una serie de edificios monumentales:

– El Palacio de la Aduana, de estilo neoclásico, realizado entre los siglos XVIII-XIX, a la manera de un palacio renacentista italiano, con patio interior central porticado y con fachada almohadillada y unas altísimas palmeras delante que lo distinguen; creado con el objetivo de atender el tráfico del puerto, hoy sede del Museo de Málaga.

– La antigua Casa del Jardinero, construída en 1912 para residencia del jardinero mayor del parque, hoy sede de la Fundación Málaga Ciudad Cultural.

– La antigua Casa de Correos y Telégrafos, edificio neomudéjar, construído entre los años 1916 y 1926, hoy sede del Rectorado de la Universidad de Málaga;

– El Banco de España, de estilo neoclásico, construído entre los años 1933 y 1936, de tres plantas, con un destacado pórtico columnado de orden corintio en su fachada principal; 

– La Casa Consistorial, llamada también la Casona del Parque, sede del Ayuntamiento, edificio del siglo XX, de estilo neobarroco con detalles modernistas, en el que destacan en su interior el Salón de los Espejos y el Salón de Plenos;

– Los Jardines de Pedro Luis Alonso, junto al Ayuntamiento, es un jardín latino con influencias hispanoárabes y francesas, de trazos geométricos, en el que predominan los naranjos, mandarinos, cipreses y los rosales;

– Los Jardines de Puerta Oscura, se levantan por detrás de los anteriores subiendo por la ladera sur del monte Gibralfaro enmarcando La Alcazaba, en un lugar donde existía una puerta llamada Puerta Oscura, de donde toma el nombre, y en los que dispuestos en una sucesión de terraza habitan el ciprés, la jacaranda, la buganvilla y el pino carrasco entre otros.

El final del Parque lo cierra la Plaza del General Torrijos, con el edificio del Hospital Noble de fondo, construido en el siglo XIX, en ladrillo visto, con arcos ojivales y crestería de hierro sobre las cubiertas; en el centro de la plaza la Fuente de las Tres Gracias, siglo XIX, construida en hierro fundido, consta de dos platos y tres clásicas figuras femeninas talladas en mármol.

El parque de Malaga

Toda la franja sur es en realidad propiamente el parque, de aspecto renacentista y barroco y diseño mediterráneo, paisajista y abierto, poblado de una amplia y rica colección de árboles y plantas tropicales y subtropicales llegadas de todos los continentes, entre los que destaca y llama la atención el palo borracho; tanto es así, que ha sido considerado el parque público europeo más importante en cuanto a flora se refiere.

Sus esculturas son numerosas: el monumento al pintor valenciano Antonio Muñoz Degrain, busto sobre un pedestal muy cerca del recinto Eduardo Ocón; el monumento al tambien pintor valenciano, Bernardo Ferrándiz, en busto sobre pedestal; el monumento al novelista y poeta malagueño Arturo Reyes, con su imagen sobre pedestal y una figura de mujer de cuerpo entero delante; el monumento al Comandante Benítez y a los héroes de Igueriben, con su imagen de militar, en cobre y de estilo clásica sobre un pedestal y en su base un soldado yacente; el monumento a Eduardo Ocón, músico y compositor malagueño, busto sobre pedestal situado junto al auditorio de su propio nombre; monumento al Fiestero, integrante de una panda de verdiales, palo flamenco típico de la provincia; el monumento a Ruben Darío, poeta nicaragüense, busto de piedra sobre pedestal ubicado al final del parque; el monumento a Salvador Rueda, obelisco truncado de estilo art-decor, con la cara del poeta y rematado por un águila, ubicado en una glorieta a la entrada del parque; tambien en una glorieta está la Ninfa del Cántaro, conocida tambien por La Muñeca, estatua y fuente de bronce, de estilo neoplateresco, sobre un pedestal rocoso en fuente octogonal de azulejos sevillanos; muy cerca, en otra glorieta, se encuentra la Ninfa de la Caracola, estatua y fuente de hierro fundido, de 1,60 m. de altura, sobre un pedestal rocoso en una fuente, que representa una ninfa que vierte agua desde una caracola; el Burrito Platero, escultura en bronce que representa a burro de la obra “Platero y Yo”, situada en la zona infantil del parque.

Una línea de altas palmeras flanquean ambas aceras que delimitan las dos franjas del parque con la calzada por donde pasa la circulación rodada, cuyo ambiente ruidoso contrasta en tan corto espacio con la calma que transmite en el interior del parque tanta vegetación y los finos chorros de agua de sus fuentes.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Malaga capital, Rutas turisticas


Deja tu comentario