Valle de Jorox, entre la hoya y la serranía

Valle de Jorox

A mitad de camino entre Málaga y Ronda, justo en el límite entre la Hoya de Málaga y la Serranía, nos espera Alozaina, un pequeño municipio de típica arquitectura andaluza, tan hermoso que en 1976 se ganó el título de “el más bonito de España”.

Para estar seguros de que es así, basta con recorrer sus calles y rincones, y disfrutar de la magia de su paisaje con el mar en la lejanía, desde el mirador del castillo árabe. Alozaina es custodiada por la majestuosa Sierra Prieta, puerta de entrada a la Reserva de la Biosfera Sierra de las Nieves.

Aquí se encuentra el río Jorox, que junto con el manantial de Albar abastecen a sus habitantes cálidos y hospitalarios de agua para riego y bebida: se dice que estas aguas tienen excelentes propiedades y son beneficiosas para la salud.

Hay mucho para ver y hacer en Alozaina, empezando por la Casa de la Música “José Aguilar Campos” con su exposición de fotografías que relatan la historia de la famosa Banda de Música de Alozaina. La zona más antigua se encuentra al final de la calle principal, y otra calle corta y estrecha nos lleva hacia el Castillo, actualmente transformado en un parque y mirador. En los alrededores se encuentran la Necrópolis y Ermita mozárabes y los sepulcros megalíticos.

Si llegan desde Casarabonela en dirección a Yunquera, se abrirá ante sus ojos el magnífico valle de Jorox, que hoy vamos a recorrer. Se encuentra a 4 Km. de la ciudad, entre la Sierra de las Nieves y la comarca del Guadalhorce y sorprende con su riqueza paisajística. El río Jorox alimenta la red de acequias construidas por los árabes que todavía se utilizan, y sirve también como fuerza motriz para nueve antiguos molinos, en el marco de ricos huertos y fértiles bancales.

Este impactante río realiza parte de su recorrido entre profundos cañones y tiene un alto nivel de agua durante todo el año, dando lugar a formaciones como el Charco de la Caldera; estos cañones, con sus rocas calizas y travertinos, contrastan con las huertas y cultivares. El más impresionante es el cañón que da origen al río, con enormes paredes de piedra que nos recuerdan, a cada paso, que estamos en la Sierra de las Nieves. Entre la piedra y la vegetación se desarrolla una paleta cromática de inigualable belleza.

Los entusiastas del senderismo y la exploración de cuevas se sentirán a gusto: estamos en uno de los lugares favoritos de los aficionados a estas prácticas, especialmente la ruta que une Jorox con Casarabonela, un camino forestal que da acceso al Pinar de Jorox y nos lleva por el Llano de la Chacha y el Puerto Martínez; en total unos veinte kilómetros sólo aptos para audaces.

Foto: Vía Malagapedia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Naturaleza en Malaga


Deja tu comentario