Sedella, en la Ruta del Mudéjar

sedella

Este pequeño municipio de 32 Km2 de superficie y menos de 700 habitantes, que se encuentra al noreste de la comarca de la Axarquía, justo en el límite con la provincia de Granada, nos espera con su agreste paisaje de barrancos salpicados de pequeños bosques de pinos.

Es surcado por dos arroyos que forman el río Sedella y se unen en Cerillales de la Fuente, un punto de alto valor paisajístico; tienen sus nacientes en el Pardillo y Fuente Chaparro y recorren pocos kilómetros antes de confluir. Otros arroyos del lugar son los de Matanzas y Granados, rodeados de antiguas leyendas.

Este lugar entre la sierra de Almijara y la de Tejeda estuvo poblado desde los tiempos más remotos: las excavaciones arqueológicas han revelado monedas romanas y cerámicas púnicas. En cuanto a su nombre, se indica que proviene de la palabra latina sedilia, que significa emplazamiento rural. Antes de la dominación musulmana y aparecía como Sedille o Sedilla.

Es muy fácil llegar a Sedella, pues se encuentra a sólo 54 Km. de Málaga. Desde la Costa del Sol se tomará  la autovía del Mediterráneo hasta la circunvalación de Vélez Málaga, donde seguiremos por la A-335 en dirección a Granada; nueve kilómetros después de la circunvalación, nos desviaremos por MA-125 hasta Canillas de Aceituno y allí tomaremos MA-126 que nos lleva justo a Sedella.

Lugares para ver: Recorrer el pueblo de indudable trazado morisco y calles muy estrechas; disfrutar de las vistas de la Sierra de Tejeda, los Montes de Bentomiz y, si el día está claro, las crestas del Atlas marroquí. La Iglesia de San Andrés, que conserva la torre campanario de un templo anterior y que alberga esculturas de los siglos XVII y XVIII y otros valiosos elementos de la misma época. La Casa del Torreón, en el centro del pueblo, antigua casa-fortaleza del Señor de Sedella, del siglo XVI.  Su estilo mudéjar ha permitido que Sedella sea incluida dentro de la Ruta del Mudéjar. Ermita de la Virgen de la Esperanza, del siglo XVII, austero ejemplo de la arquitectura popular, alberga las imágenes de los patronos del pueblo, Nuestra Señora de la Esperanza y San Antón.

Cosas para hacer: Compartir con sus habitantes las fiestas patronales el 17 de enero dedicadas a San Antonio Abad o las de Nuestra Señora de la Esperanza en agosto.  Senderismo por el entorno agrícola, los bancales que salen al río de la Fuente, con las vistas de los huertas al otro lado de la carretera.  Disfrutar de su excelente gastronomía, en la que se destacan el chivo al ajillo y el chivo frito, que se acompaña con productos del campo.

Foto: Patronato de Turismo de Costa del Sol

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Rutas turisticas


Deja tu comentario