Macharaviaya, encanto rural y poesía modernista

Macharaviaya

Este pequeño municipio de apenas 7 Km2 de superficie y alrededor de quinientos habitantes se encuentra en la Axarquía, a 27 Km. de la capital; dicen que el tiempo se ha detenido en Macharaviaya, que en el siglo XVIII fue conocida como “la pequeña Madrid” debido a su prosperidad económica. En su anejo Benaque nació el poeta Salvador Rueda, padre del modernismo.

La villa tiene su origen en la antigua alquería árabe Machar Ibn Yahha, de cuyo nombre mantiene casi intacta la fonética. Después de la dominación árabe entró en un período de estancamiento pero en el siglo XVIII hace su aparición una familia industriosa que realizó grandes inversiones en fábricas y obras hidráulicas entre otros aspectos: los Gálvez, que eran frecuentados por las personas más destacadas de Madrid.

En esa época se construyó la nueva Iglesia, se adquirió la Real Fábrica de Naipes, se creó el Banco Agrícola y se comenzó la construcción de obras de agua corriente. Actualmente Macharaviaya, declarada Conjunto Histórico Artístico en 1977,  es elegida por muchos artistas e intelectuales que disfrutan de la calma como estímulo para su creatividad y comienza a ser atractiva para el turismo residencial, con lo cual se están recuperando antiguas viviendas en desuso, conservando los rasgos arquitectónicos que la identifican.

Al llegar a Macharaviaya vemos un monumento en homenaje a la familia Gálvez, del año 1786; visitaremos también la Iglesia de San Jacinto, del siglo XVIII construida donde se encontraba el templo anterior, del año 1505, con su frente de columnas corintias y el frontón decorado con el escudo real. Junto a ésta y ocupando también el subsuelo, se encuentra el cementerio y las criptas de la familia Gálvez adornadas con esculturas de mármol.

La Real Fábrica de Naipes es un emblema de la villa aunque su arquitectura no tenga nada sobresaliente; ya los fabricaba en el siglo XVI en que su propietario, Félix Solecio, que tenía un contrato para venderlos en el Nuevo Mundo; cuando José Gálvez se marchó a América continuó con esa tradición. Esta fábrica llegó a producir treinta mil mazos anuales con papel de Benalmádena; dejó de fabricarlos en 1815 y parte del edifico se destinó a viviendas.

En la villa hay cuatro fuentes que forman parte de las obras hidráulicas realizadas por la familia Gálvez; están siendo objeto de restauración, como la del Horno, y las del Pilar de Abajo y Pilar de Arriba, que podrían volver a funcionar.

Es muy fácil llegar a Macharaviaya, tomando la autovía del Mediterráneo (A-7; N-340) en dirección a Motril; a 5 Km. de la señalización hacia Chilches se deberá tomar al MA-176 que nos lleva a nuestro destino.

Antes de partir, acerquémonos al anejo de Benaque, a unos 3 Km. de Macharaviaya, que conserva más aún la tranquilidad y el aire antiguo, con su iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación del siglo XVI, levantada sobre una antigua mezquita cuyo alminar fue transformado en el campanario. Se debe visitar la casa de Salvador Rueda, padre del movimiento modernista, que guarda el legado del poeta.

Foto: vía Flickr

Imprimir

Categorias: Naturaleza en Malaga


Deja tu comentario