Villanueva de Tapia, tranquila y rural

Villanueva de Tapia

Este municipio de 22 Km2 de superficie y poco más de 1.600 habitantes que se llaman a sí mismos entricheros, se encuentra en el borde oriental de la comarca de Antequera, limitando con las provincias de Córdoba y Granada. A sólo 67 Km. de la capital, nos espera con su tranquila geografía y los encantos de la vida rural.

Como telón de fondo, al sur, la Sierra del Pedroso, custodiando el paisaje sin estridencias, de pinares y monte bajo que cubren parte de estas tierras destinadas al cultivo de cereales y olivos.  Poblada desde los tiempos romanos y árabes, fue objeto de una disputa entre Iznájar (en la provincia de Córdoba) y Archidona; así se acuñó el nombre de “Entredicho” para referirse a la zona y seguramente de ahí proviene su gentilicio.

Es muy fácil llegar: desde la capital de la provincia por la Autovía A-45 (N-331) buscando la salida Antequera-Granada-Sevilla-Córdoba; continuar hacia Granada por la A-359 y al llegar a Estación de Salinas, tomar la A-333 que nos conducirá directamente a nuestro destino.

Lugares para ver: El casco histórico, con sus fachadas típicas del siglo XVIII; la ermita de la Virgen de Gracia, de sólida arquitectura popular. La iglesia parroquial de San Pedro Apóstol, construida a principios del siglo XVII y reformada a fines del XIX, que alberga obras artísticas religiosas y uno de los archivos más completos de la provincia ya que conserva registros desde 1626. La antigua posada de Santa Bárbara o Casa de la Cantina, y la fuente de los Allalantes y Lavadero de San Antonio, construida a principios del siglo XVIII y recientemente restaurada, que es una de las pocas en su tipo que se conservan en la región.

Cosas para hacer: Especial para los entusiastas del senderismo y el turismo rural, esta Villa nos ofrece varios recorridos que nos permitirán disfrutar el paisaje y observar la flora y fauna locales.  Sierra del Pedroso, con sus poco más de mil metros de altura; fuentes naturales de La Matea, La Alameda y El Borbollón; La Pontanilla, que marca el límite exacto entre las tres provincias.  Otras rutas más extensas, como la GR-7 E-4, nos llevan a pueblos vecinos como Villanueva del Trabuco, Villanueva de Algaidas o Salinas, y la del Olivar, a los de Villanueva de Algaidas, Cuevas Bajas y Cuevas de San Marcos. También la ruta del Ganado, antiguo camino rural hacia la Real Feria.

No dejemos esta villa sin probar su deliciosa gastronomía, con platos como el guisillo de la virgen, la porra de chivo o la sobrehúsa, su excelente aceite y sus dulces típicos como los bollos de aceite, roscos de vino y mantecados.

Foto: vía Flickr

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Pueblos y Ciudades de Málaga


Deja tu comentario