El Borge, su Parque, sus calles

Barrio Rinconcillo en El Borge

El municipio de El Borge, con sus poco más de mil habitantes se encuentra al oeste de la comarca de la Axarquía, junto a los Montes de Málaga, a 28 Km. de la capital. Es muy fácil llegar a El Borge y todos los caminos que nos lleven hasta la villa estarán bordeados por preciosos paisajes aunque algunos con demasiadas curvas.

Les aconsejamos tomar la autovía del Mediterráneo, y la A-335 en dirección Vélez Málaga; una vez pasada esta localidad deben tomar la MA-145 y seguir por la MA-178 hasta Almáchar, desde donde, circulando por la MA-148, llegaremos a destino.

El Borge creció al pie del Cerro Cútar y junto al río que lleva el mismo nombre que la villa. Su geografía se caracteriza por lomadas y bancales que permiten el cultivo de la vid, mientras que donde el terreno se suaviza se cultiva trigo, y en los valles hay huertos de cítricos, frutales y hortalizas. Sin embargo su pilar económico es la pasa siendo el principal productor.

El Parque Ornitológico y Botánico “La Alcúa” es un remanso de paz y tranquilidad apenas interrumpido por los sonidos de los animales que lo habitan, entre los que encontramos aves acuáticas, otras de granja, lujosos pavos reales y loros de la lejana Patagonia argentina. Entre las especies vegetales que alberga, se encuentran plátanos orientales, cañas de bambú, rosales, el falso pimentero, helechos, jazmines y palmeras entre otras especies.

Otros lugares para ver en El Borge: La iglesia de Nuestra Señora del Rosario, construida en el siglo XVI sobre una antigua mezquita. Es una de las más originales de la región, con su mezcla de estilos donde aparecen el gótico tardío y el renacentista condimentados con elementos mudéjares y barrocos, como se ve en las las cubiertas de armadura de madera y la recia torre exterior rematada por un tejado de cerámica vidriada.

Ya entre construcciones más nuevas encontraremos el Arco de la Pasa, con dos murales que homenajean al teólogo Martín Vazquez Ciruela y al médico y botánico En Baitar, nacido en el siglo XIII.  Podremos ver además la Fuente del Cuerno, construida por los árabes y luego restaurada, en la calle que lleva su nombre.

No os podéis perder el barrio del Rinconcillo, por su entramado y la forma ingeniosa en que la arquitectura popular supo resolver las dificultades del terreno, con sus rústicas escalinatas, los techos a dos aguas y el indudable sello morisco en las blancas paredes, rejas y flores.

Foto: malagapueblos

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Pueblos y Ciudades de Málaga


Deja tu comentario