Mollina, vides y olivos

Mollina

Mollina, en la comarca de Antequera, a 60 Km. de la capital, se encuentra en una sorprendente llanura, en la parte menos accidentada de la provincia malagueña. Por ello predominan los cultivos de cereales y olivar, y la vinicultura que ha alcanzado tal desarrollo que ya cuenta con una denominación de origen.

La zona de Mollina se encuentra poblada desde los inmemoriales tiempos del Neolítico, con asentamientos en las cuevas de la Sierra de la Camorra, a 6 Km. del casco urbano, donde se han encontrado restos cerámicos y pinturas rupestres.

Las primeras edificaciones de la actual villa son del siglo XVI y el trazado urbano se reformuló en el siglo XVII. En menos de un siglo, se transformó en la zona con mayor número de olivos de toda la comarca, tanto que la iglesia parroquial, cuyo nombre era San Cayetano, pasó a llamarse Nuestra Señora de la Oliva. A mediados del siglo pasado comenzó a reconvertirse a la industria vinícola, produciendo en la actualidad el 80% de los vinos de Denominación de Origen ‘Málaga’.

Es muy fácil llegar a Mollina: partiendo de Málaga se debe tomar la autovía A-45 (N-331) hasta las cercanías de Antequera, donde accederemos a la A-92 dirección Sevilla; encontraremos el desvío hacia Mollina perfectamente señalizado.


Lugares para ver en Mollina:

Castellum de Santillán, villa romana a 4 Km. del casco urbano, ocupan 1400 m2 y son fácilmente diferenciables dos tipos de construcciones: las correspondientes a los siglos I y II d.C., correspondía a un conjunto habitacional articulado en torno a dos grandes habitaciones rectangulares. Las otras corresponden al siglo III d.C., son murallas construidas sobre lo anterior con una torre en cada esquina.

Mausoleo de la Capuchina: a 7 Km. del pueblo, es un monumento funerario de base rectangular en cuya construcción se utilizaron cantos del propio terreno con argamasa de color rojizo, junto al cual se encontraron fragmentos cerámicos.

Convento de la Ascensión: del siglo XVIII, a su alrededor se fueron aglutinando las construcciones del pueblo; se destaca su puerta de estilo barroco.

Iglesia de Nuestra Señora de la Oliva, del siglo XVII y reconstruida en el siglo XVIII.

Cosas para hacer en Mollina:

Pasar un día de campo en el Parque de Santillán;

Caminatas por la Sierra de la Camorra, visitando las cuevas; visitar las bodegas de la SCA Agrícola Virgen de la Oliva. Queda mucho en el tintero, como los senderos rurales y los de la Sierra de la Camorra, que merecen su propio espacio.

Foto: Hotspotz

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Pueblos y Ciudades de Málaga


Deja tu comentario