Turismo rural en Ojén

Ojen

Les presentamos la villa de Ojén, a ocho kilómetros de Marbella, en el entorno de la Reserva de la Biosfera “Sierra de las Nieves”. Este municipio que combina arroyos y sierras, con abundante fauna y flora autóctonas, nos invita a recorrerlo y disfrutar de sus posibilidades de turismo rural y activo.

Nuestra visita puede comenzar por el casco antiguo, de indudable impronta morisca, con miradores que se abren hacia el magnífico paisaje.  El centro del pueblo exhibe el símbolo de la villa: una fuente de cinco chorros, posible gracias a la abundancia de agua de la zona, que fue construida a principios del siglo XX. El agua de la fuente luego es transportada por las antiguas acequias árabes para riego, aunque también es recogida por la gente del pueblo en cántaros que llevan a sus casas, en una costumbre que se transmite de generación en generación.

El Museo del Vino de Málaga, ubicado en la antigua destilería, muestra la evolución de la industria enológica malagueña, con una colección de vinos y etiquetas antiguas, artesanías, elementos de producción de antaño y otras antigüedades. La destilería es un edificio del siglo XVIII que está muy bien restaurado y adecuado a sus nuevas funciones, y allí se puede ver un alambique original donde se elaboraba el auténtico aguardiente de Ojén y además fue inmortalizada por Picasso en su obra “Bodegón Español”.

Ya estamos listos para salir a caminar. Veremos primero la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, construida sobre una mezquita árabe de la cual conserva el alminar convertido en campanario. El antiguo Molino de Aceite, convertido también en Museo, nos ilustra acerca de esta industria que se desarrolló en Ojén en el siglo XIX, los implementos utilizados como las maquinarias y prensa que se alimentaban con energía hidráulica.

Podemos elegir entre ir al Mirador de Juanar, a través de un sendero que se introduce en un pinar y sube serpenteante, o al Mirador de Ojén, asentado sobre un antiguo castillo, al que llegaremos saliendo del pueblo y pasando las antiguas eras, hasta llegar a Cuevas Altas, formaciones geológicas de origen cárstico que también fueron utilizadas como depósito de forrajes y alimentos.

Todavía queda mucho por ver en Ojén; pero ahora nos merecemos un descanso y lo tomaremos en alguno de los lugares tradicionales para disfrutar de la deliciosa gastronomía local que emplea muchísimo el hinojo, ya que crece silvestre en el campo, con arroz, en sopas, combinado con otras verduras o carnes, para preparar la “pringá”, plato típico que contiene cerdo, pollo y tocino. Para el postre, los tradicionales buñuelos y dulces de castañas.

Foto: vía Flickr

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Pueblos y Ciudades de Málaga, Rutas senderistas


Deja tu comentario