Pizarra y sus bellezas naturales

Pizarra

La bella geografía de Pizarra está conformada por el valle del río Guadalhorce, el más largo de Málaga, que atraviesa el municipio en toda su extensión, y el paisaje serrano de Gibralmora y Gibralgalia. Este valle que se forma a la salida del Desfiladero de los Gaitanes es el más importante de Málaga y una de sus bellezas naturales que hoy les invitamos a conocer.

El río Guadalhorce: La forma habitual de cruzar este río era vadeándolo, en primavera o verano; mediante pequeños puentes de palos y madera llamados “pontones”, o contratando un barquero con un sistema que se denominaba “igualá” (mediante un pago se “igualaba” al barquero con el pasajero). El popular “Vado de las carretas” era por donde actualmente se hallan los dos grandes puentes de Pizarra, uno de los cuales tiene un solo ojo y es admirado por su ingeniería y proporciones.  Navegable hasta el interior del territorio, el Guadalhorce fue conocido por los fenicios, griegos y romanos, que erigieron ciudades y villas en sus márgenes. 

Su actual nombre, de raigambre árabe, puede significar “Río de vueltas” por sus asombrosos meandros como el de la Vega de las Zahúrdas. Otros cursos de agua que agregan belleza al paisaje y al clima de Pizarra son los arroyos que desembocan en el río; por la margen izquierda los de Corrales, Ahumada, Mijarra, del Búho y del Comendador; por la derecha, los de Acuña, de las Cañas y de Casarabonela.

La sierra de Gibralmora: con una altitud de 400 m.s.n.m., la vegetación no es muy abundante pero sí es rica en arbustos que llegan a formar bosquecillos y especies aromáticas que perfuman el aire: salvia, abrótano, lavanda, hinojo, romero, tomillo, manzanilla. Algunas plantas tienen diversos usos, como el lentisco, que proporciona aceite para alumbrar y resina; el palmito, con cuya fibra se fabrican sombreros y cestas;  el esparto, de hoja larga y fina muy empleada en artesanías; el espino negro, para carbón y leña, y la esparraguera, con cuyos brotes se prepara un plato típico de Pizarra, el “Majaíllo de espárragos”. Aparte del arbolado de la sierra, otro paisaje vegetal de la región es la vegetación de las riberas del río, donde se conserva el bosque autóctono.

Otros lugares para visitar: Parque Raja Ancha, pulmón de la villa, punto de partida de la ruta de senderismo “Contrastes y Azahar”; Parque la Vega, en el barrio Hipólito, denominado así en homenaje a un vecino de la villa de Álora, don Hipólito de Béjar, natural de Gibraltar, del siglo XVII, y Paraje El Santo, por una imagen del Sagrado Corazón, mirador natural hacia el Bajo Valle del Guadalhorce.

Foto: vía Flickr

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Pueblos y Ciudades de Málaga


Deja tu comentario