El Acueducto de San Telmo

acueducto-de-san-telmo

Ubicado en Ciudad Jardín, una de los distritos de Málaga, bordeado por el río Guadalmedina y custodiado, al norte y al este, por los Montes de Málaga, este acueducto de San Telmo es una magnífica obra de la ingeniería y arquitectura hidráulicas del siglo XVIII, y la más importante de las que se realizaron sobre ese río que entra en la ciudad y desemboca en lo que es actualmente el pleno centro de la capital, luego de atravesar el Parque Natural de los Montes de Málaga.

Diseñado por el arquitecto José Martín de Aldehuela y construido en el siglo XVIII, este monumental acueducto fue ideado para resolver el problema del abastecimiento de agua a una Málaga que había comenzado a crecer y desarrollarse comercialmente. Su construcción sufrió los vaivenes de la disposición de fondos para concretar la obra, que por fin pudo ser entregada en mayo de 1790.

Sus casi 11 Km. de longitud se inician en el llamado “Molino del Inca”, una presa sobre el río Guadalmedina; inicialmente las aguas eran dirigidas al acueducto mediante una técnica llamada “empalomado” que consistía en hacer filtrar el agua hacia la pared de la presa. A lo largo del trayecto se construyeron treinta y tres puentes y treinta acueductos para atravesar los numerosos afluentes que encuentra en su camino, que finaliza en el Arca Principal, en la calle Refino.

Este verdadero monumento arquitectónico ha sido declarado “Bien de Interés Cultural (BIC)”, incorporándolo al Patrimonio Histórico español y actualmente está en proyecto de restauración para permitir su disfrute y conocimiento.

El Acueducto es uno de principales atractivos turísticos de Ciudad Jardín, un barrio cuyas primeras casas se construyeron a comienzos del siglo pasado dentro de un plan de viviendas obreras.

Después de recorrer el Acueducto de San Telmo merecemos un descanso; si nos gusta el verde y el contacto con la naturaleza podremos visitar alguno de los dos jardines botánicos que alberga la villa: el de San José o el de La Concepción, bellísimo para visitar en primavera y disfrutar de las flores, los aromas y el rumor de las aguas. Este parque alberga numerosos edificios ya que era lugar de encuentro de políticos, artistas y gente de la alta sociedad. El lugar era propiedad de don Jorge Loring, que construyó un singular edificio de estilo dórico para conservar piezas arqueológicas que se encontraron durante unas excavaciones; es el actual Museo Loringiano que se encuentra dentro del Jardín Botánico y que vale la pena visitar.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Monumentos de Malaga


Deja tu comentario