El barrio de la Victoria, su historia

Tres nombres principales conoció la que hoy es la popular Plaza de la Merced, que abre el barrio de la Victoria a los malagueños que van a él desde el centro de la ciudad: Plaza del Mercado, Plaza de la Merced y Plaza del General Riego.

Tras la toma de Málaga por los cristianos a fines del siglo XV, el barrio de la Victoria se convirtió en el corazón de la ciudad. La plaza fue tomada por un mercado público que fue el que le dio nombre, convirtiéndola en la Plaza del Mercado. Aquel barrio vio la entrada de las tropas cristianas, y los asentamientos de las tiendas del Rey Fernando justo antes del asalto a la Alcazaba, y poco después de su toma, vivió su época más importante en la ciudad, no en vano, era el centro neurálgico.

En el año 1507 se instaló en la plaza la Orden de los Mercedarios que acabaría por darle su nombre definitivo; no obstante, hay que mencionar un hecho que fue clave también en su historia. La presencia del general Riego, quien en el año 1822 se alojó allí, cambió el curso de la historia de aquel popular barrio, siempre ligado a pensamientos liberales. En las playas de San Andrés el 11 de diciembre de 1831, el general Torrijos y 48 soldados más fueron fusilados por oponerse al sistema político existente y mostrar sus ideas liberales. En la plaza se levantó el monumento que representa una de las fotos más conocidas de Málaga. Bajo el obelisco se encuentra los restos de los 49 soldados con 49 coronas de bronce en su memoria.

Pero como decíamos, el barrio de la Victoria comenzó a cobrar importancia a partir de la reconquista de Málaga. Fue en época de los Reyes Católicos cuando se comenzó a organizar la vida urbana en los terrenos que se situaban entre la Plaza del Mercado y el Santuario de la Victoria, pero no fue hasta el año 1869 cuando no tuvo su refrendo urbanístico legalizado. La calle de la Victoria se convertió en la arteria principal del barrio que unía ambas plazas.

Allí vivían por aquella época los modistas de la ciudad. Era una zona alegre y muy bullicioso. Siempre con espíritu festivo, y donde se reunía la pequeña burguesía malagueña. El cementerio de San Miguel, bendecido en el año 1810 constituyó no sólo un elemento importante en el barrio, sino también fue motivo de controversia durante toda su vida por su cercanía a las casas y su insalubridad. Aún así, allí se construyeron mausoleos de grandes familias malagueñas. También destaca en el barrio la capilla del Agua, el colegio de los hermanos Maristas y la capilla de San Lázaro.

Calle de la Victoria y Capilla del Agua

Un último dato histórico importante que hay que señalar es la de la presencia de la Virgen de la Victoria, que le da nombre al barrio, y es la patrona de la ciudad. Tras instalar en el año 1487 los Reyes Católicos sus tiendas reales a los pies del Convento de la Victoria, se dice que la Virgen se le apareció a Fernando el Católico anunciándole su victoria al día siguiente. Cuando Fernando, siguiendo las creencias de su aparición, asaltó la Alcazaba y tomó la ciudad, dejó la imagen de la Virgen a la que rendía culto en el convento y se le puso por nombre Nuestra Señora de la Victoria.

Foto 1: Sancho
Foto 2: Indalecio

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Calles de Málaga, Fotos Antiguas, Historia


Comentarios (1)

  1. juan martin dice:

    Hola, me gustaría saber de que año es la fotografía de la Ermita del agua en Calle la Victoria. Muchas cracias.

Deja tu comentario