El Guadalmedina en Málaga

Una de las figuras naturales que mejor definen a Málaga, la capital, es el río Guadalmedina, hoy parte indisoluble del centro de la ciudad, pero en tiempos, límite natural de Málaga por el oeste hasta el siglo XVI y abastecedor de agua.

Hoy, que lo vemos continuamente seco, salvo cuando abren las compuertas de la Presa del Limonero (y cada vez en menos ocasiones con la sequía que hay), nos extrañaría saber que casi todos los meses, salvo los más secos de verano, este río bajaba con agua que traía de los montes y que servía para regar las huertas que había a su alrededor y para llenar los pozos con los que se abastecía la ciudad.

También resulta extraño saber que los Montes de Málaga fueron en tiempos, y según los cronistas, unos tupidos bosques que poco a poco fueron talándose, coincidiendo con la toma de la ciudad por los cristianos en el año 1487, y rompiendo así el orden natural de las cosas. Tanto que esa falta de árboles y el mal encauzamiento del río durante años llegó a provocar graves inundaciones, siendo las más graves las que ocurrieron en el año 1661 y en el 1907.

Pasillo de Santa Isabel, inundaciones de 1907

De la primera de 1661 se tienen informas de la época de Felipe IV en el que se constata que la intensa riada se llevó por delante los puentes existentes (entre ellos, el de la Aurora) ocasionando numerosas muertes. De la de 1907, muchos de nosotros tendremos noticias incluso por nuestros abuelos. Yo aun recuerdo cuando mi abuela me contaba como el agua se introdujo por calle Mármoles abajo hasta cubrir gran parte de los barrios del Perchel y de la Trinidad. El caos, el horror que aquéllo produjo, el ver cómo el Puente de la Aurora desapareció llevado por las aguas, llevándose por delante el de Santo Domingo y estrellándose contra el de Tetuán, el agua entrando por la Alameda… fueron muchos muertos y los daños materiales cuantiosos.

Por suerte, aquella inundación sí que sirvió para que se tomaran las primeras medidas en la ciudad. Se construyó el Pantano del Agujero, y posteriormente, la Presa del Limonero. Y se reforzaron los puentes. Del Puente de la Aurora, Alfonso XIII colocó la primera piedra en el año 1925. Ocho años duró su construcción.

Aquella tala de árboles de las épocas cristianas trajo consigo muchos cambios en la fisonomía de la ciudad, porque no sólo el cauce del río se vio afectado, sino también el litoral malagueño, y el nivel de las playas de Málaga, que bajaron más del doble, retrocediendo y permitiendo que se pudiera construir lo que hoy es la Alameda o el Muelle de Heredia.

Río Guadalmedina, principios del siglo XX

Sobre el Guadalmedina hay tres puentes característicos. El Puente de la Aurora, construido tras la riada de 1907, y presentado en el 1930: el de Santo Domingo, y el de Tetuán, nombre que recibe por la toma de aquella ciudad africana. Este puente se sustituyó en el año 1913 por primera vez y definitivamente en el año 1971 por el que hay actualmente.

Son éstos los tres puentes más antiguos de Málaga en sus orígenes. Pero también hay otros que se han hecho muy populares, como el de Armiñán, del año 1913 o el del Carmen, que data del año 1939.

Hoy, aquel río que fue la arteria por la que corría gran parte de la vida de la ciudad, se ha convertido en un elemento de discordia entre los grupos políticos, y un terreno abandonado y mal cuidado con el que no se sabe bien qué hacer, ni qué proyecto tomar.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Calles de Málaga, Fotos Antiguas, Historia


Deja tu comentario