La Catedral de Malaga, su aspecto

Portada de la Catedral de Malaga 

Inspirada en el arte grecorromano, el aspecto de la Catedral de Málaga resalta por la falta de una de sus torres, lo que le ha valido el nombre popular de “La Manquita“. Su grandeza y situación en el mismo centro de la ciudad, entre todos los edificios, hacen imposible visionarla en su totalidad desde lejos, pero sin embargo reposa desligada de cualquier otra construcción anexa, por lo que se realza su belleza.

El frontal de la Catedral de la Encarnación se encuentra frente a la plaza del Obispo. Lucen solemnes las tres puertas de entrada a las que se accede por un gran escalinata de mármol. Sobre la principal se halla tallado un altorrelieve en forma de medallón con el misterio de la Encarnación del Verbo, mientras que sobre las otros dos puertas están los relieves de San Ciriaco y Santa Paula, patronos de la ciudad.

De esta fachada sale la torre principal de 92 metros (hay, por cierto, una inscripción al pie que indica que su altura es de 110 varas y media). En su campanario hay 15 campanas, 12 de ellas para el culto y 3 que se utilizan para dar las horas. Está adornada con columnas de estilo corintio y una balconada.

La fachada que da a la calle Císter es la conocida como la de las Cadenas, la utilizada para que las cofradías de la Semana Santa de Malaga hagan su estación penitencial y donde comienzan unos bellos jardínes con fuentes que dan la vuelta a la Catedral por la parte trasera y hasta la fachada que mira hacia el Puerto. En estos jardines está la gran Cruz de los Caídos. La fachada de este lado es la conocida como Puerta del Sol.

El edificio al completo está hecho en dos cuerpos separados por otra balaustrada de hierro, aunque la parte superior se diferencia de la primera en que los arcos son falsos y de poco relieve.

Interiormente, la Catedral tiene tres naves muy anchas y de la misma altura. Las columnas sobre las que se soportan las bóvedas centrales son de estilo corintio. La planta es de 98×50 metros, y en total consta de 15 capillas y 25 altares. La nave central se cierra en uno de los fondos, y a su espalda se desarrolla la girola. Precisamente, en esta parte central se levanta el coro, una de los grandes tesoros de esta Catedral, con una sillería en madera de Pedro de Mena, Alonso Cano y Michael. La parte baja de la sillería y la cristería pertenecen a Luis Ortiz. También allí se encuentra dos impresionantes órganos construidos por Julián de la Orden, quien pidió vivir y morir en la torre, lo que se le concedió.

Por su parte, el altar mayor es de José Frapolli, y consta de un templo pequeño hecho en mármol blanco y negro con un ángel en cada esquina y la estatua de la Fe en su parte superior.

Las vidrieras son de Octavio Valerio, mientras que los púlpitos que hay a cada lado del Presbiterio datan del año 1674, y fueron construidos en mármol rojo por Melchor de Aguirre.

Imprimir

Categorias: Iglesias de Málaga, Monumentos de Malaga


Comentarios (2)

  1. boquerón dice:

    La puerta del transepto norte no da a calle Comedias sino a calle del Cister

  2. Javier Gómez dice:

    Cierto. Tienes toda la razón del mundo. Llevo toda mi vida viviendo en el centro de Málaga y no sé por qué, siempre confundo los nombres de esas dos calles.

    Gracias por el aviso y un saludo.

Deja tu comentario