Viajes a Málaga y su Costa del Sol

Catedral de Malaga

Ya llegaron las calores, como decimos por aquí. El verano nos trae lo mejor: las playas, el sol, el ambiente, la cervecita y las terrazas y los chiringuitos. Podremos pasear por el paseo marítimo con nuestra toalla bajo el brazo, acoplarnos en cualquier rinconcito de arena, y después de un buen rato de sol, sentarnos en una mesa de ese chiringuito para tomar una cerveza y el rico pescaíto. Es el verano, la mejor época para organizar nuestros viajes a Málaga y la Costa del Sol.

El aeropuerto de Málaga Pablo Ruiz Picasso se encuentra situado en las cercanías de Torremolinos, a apenas 10 kms. de la capital costasoleña. Hoy día, tras sus últimas reestructuraciones (y las que le quedan por hacer) lo han convertido en uno de los más importantes de España, con un tráfico de casi 1.550.000 pasajeros en el mes de agosto de 2007. Los destinos con los que más intercambia viajes son Londres, Manchester, Dublín, Bruselas y París, en ese orden. En cuanto al transporte nacional, los más solicitados son los de Madrid, los vuelos de Barcelona a Málaga, los de Palma de Mallorca, y los que nos conectan con Melilla.

Una vez que lleguéis al aeropuerto de Málaga, las conexiones son bastantes sencillas. Aparte del tren de cercanías, que tiene la parada justo enfrente, y que hace la línea de Málaga a Fuengirola, hay una línea de autobuses que os llevará a Marbella en una dirección y a Málaga en la otra. Si optáis por alquilar coche, al lado mismo se encuentra la N-340 que es la carretera que nos lleva por la costa y que nos conecta con la autovía de Málaga a Cádiz.

Una vez en Málaga, no solo podréis recorrer la capital y visitar la Alcazaba, la Catedral o subir a Gibralfaro, sino que podréis disfrutar de muy buenas playas en Torremolinos, Marbella o Nerja, entre otros, y de subir a pueblos de arraigada tradición andaluza, como Mijas, Ronda o Antequera, tres de los más bonitos pueblos de la provincia.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Turismo


Comentarios (1)

  1. Ya llegaron las calores, como decimos por aquí. El verano nos trae lo mejor: las playas, el sol, el ambiente, la cervecita y las terrazas y los chiringuitos. Podremos pasear por el paseo marítimo con nuestra toalla bajo el brazo, acoplarnos en cualquier rinconcito de arena, y después de un buen rato de sol, sentarnos en una mesa de ese chiringuito para tomar una cerveza y el rico pescaíto. Es el verano, la mejor época para organizar nuestros viajes a Málaga y la Costa del Sol.
    +1

Deja tu comentario